La meta en común

Octubre 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"A 45 días de instalarse en París la cumbre sobre el clima más importante de todos los tiempos, las naciones revelan sus compromisos para mitigar las causas y los efectos del calentamiento global. Es esa voluntad por darle solución al problema más grave que vive la humanidad, y no el afán de protagonismo, la que deberá imperar para alcanzar la meta común".

A 45 días de instalarse en París la cumbre sobre el clima más importante de todos los tiempos, las naciones revelan sus compromisos para mitigar las causas y los efectos del calentamiento global. Es esa voluntad por darle solución al problema más grave que vive la humanidad, y no el afán de protagonismo, la que deberá imperar para alcanzar la meta común.De los 198 países que conforman la Organización de Naciones Unidas, 151 ya presentaron sus planes para enfrentar el cambio climático. Son documentos esenciales para soportar las decisiones que se tomen durante la 21 Conferencia de las Partes, y la guía que deberá seguir cada gobierno para cumplir el objetivo de evitar que la temperatura global aumente más de dos grados centígrados en las próximas dos décadas.Colombia, que ha participado activamente en el documento de consenso que se firmará antes del 11 de diciembre cuando concluya la Cumbre, ha sido uno de los primeros en revelar su meta para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Nuestra Nación se comprometió a bajarla en un 20% antes del 2030, cifra importante para un país que produce el 0,46% del total de la contaminación mundial.Cómo lograr ese propósito es lo que define el Plan de Acción Nacional para el cambio climático. Si bien Colombia es un país que genera un porcentaje de gases como dióxido de carbono o metano por debajo del promedio mundial, su riqueza ambiental lo obliga a ser más responsable con la preservación de sus ecosistemas, los encargados de absorberlos y evitar que lleguen a la estratosfera para dañar la capa de ozono. También es necesario trabajar en la reducción de los efectos que ese cambio climático tiene sobre su medio ambiente y su economía.Esta es una nación que depende en un alto porcentaje de sus recursos naturales y está expuesta a las acciones del clima. Si se mide el efecto que el aumento de temperaturas o fenómenos como El Niño, con sus sequías extremas, y La Niña, con sus lluvias intensas, tiene en renglones como la agricultura, el transporte, la pesca o el aprovechamiento forestal, las pérdidas anuales llegarían al 0,49% del Producto Interno Bruto. Se comprende, entonces, que su desarrollo económico está ligado también a la protección ambiental que se logre.De ahí la necesidad de una hoja de ruta que diga cómo actuar sobre las causas. Como parte de esas acciones hay que destacar los esfuerzos para tener unas políticas coherentes de protección de reservas naturales, la reducción a cero de la deforestación en los bosques en cinco años, los límites que se están imponiendo a la explotación minera o los planes de contingencia para evitar las catástrofes provocadas por el clima.Para lograrlo se requieren más que buenas intenciones. Todas las instancias de la sociedad deben estar comprometidas en ese propósito, ser educadas para que entiendan su importante papel y aportar para alcanzar las metas. Son esas acciones individuales de las naciones las que, al final, harán posible detener la destrucción del medio ambiente y la consiguiente amenaza para la especie humana.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad