La masacre de Siria

Julio 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...Se ha demostrado, de nuevo, que la comunidad internacional no tiene en la ONU a una institución que sea capaz de afrontar los problemas de vida o muerte con decisión y que sea competente para garantizarles a los pueblos del mundo el derecho a la libertad. Hay que decirlo claro: la ONU ha fracasado en Siria, como antes fracasó en Libia".

Un último hecho de violencia rebosó la copa de la paciencia en Siria. Según informaciones fidedignas, en el pueblo de Tremseh se masacraron al menos 200 personas. El enviado oficial de la ONU, Kofi Annan, acusó al gobierno de asesinar a civiles utilizando armamento pesado en villas y ciudades.Este hecho ha llevado a que se pierda la esperanza de una solución pacífica del conflicto sirio que, según lo manifestó el propio presidente Al Assad, ha entrado en una etapa de “guerra civil”. Pero aquí no sólo combaten fuerzas del Ejército gubernamental contra opositores enardecidos por la crueldad del régimen, apoyado por numerosas bandas paramilitares conocidas como los ‘shabiba’, que en árabe significa ‘fantasmas’.Para el periodista John Lee Anderson, quien se encuentra como reportero en Siria, la única respuesta del gobierno a las demandas de la población es matar. Y matar en masa, con fuerza abrumadora y ningún reato de conciencia. El ‘acuerdo de paz’ firmado por el timorato Ban Ki Moon de la ONU se ha hecho pedazos y no le merece ningún respeto al gobierno sirio.Parte del problema, según Anderson, estriba en que el gobierno sirio representa a una minoría, los alawitas, que gobiernan el país hace 50 años, mientras la mayoría de la población es sunita. Además, aparte de las demandas por libertad que iniciaron el conflicto en el marco de la llamada ‘Primavera Árabe’, ahora se le suma tal cantidad de atrocidades, que no parece existir salida diferente a la deposición del Presidente sirio y su gobierno.El precedente más importante al respecto es el caso de Libia, en el que se requirió de una intervención armada de la Otan para sacar del poder a Gadafi y su familia. Pues lo cierto es que se ha demostrado, de nuevo, que la comunidad internacional no tiene en la ONU a una institución que sea capaz de afrontar los problemas de vida o muerte con decisión y que sea competente para garantizarles a los pueblos del mundo el derecho a la libertad. Hay que decirlo claro: la ONU ha fracasado en Siria, como antes fracasó en Libia.Así, la esperanza para los sirios se encuentra en los gobiernos europeos y estadounidense que no han vacilado a la hora de llamar las cosas por su nombre y que, en cualquier momento, pueden dar el paso de intervenir a favor de quienes son masacrados en las calles y en los campos de Siria. Mientras tanto, Rusia hace su negocio egoísta, vendiéndole armamento al tirano que no tiene reatos en asesinar a su pueblo.Aún Lee Anderson, que ha sido enemigo y duro crítico del gobierno de su país, Estados Unidos, por diversas intervenciones en los conflictos internos de otras naciones, parece haber llegado a la conclusión de que no parece haber salida distinta. “No podemos seguir viniendo aquí, para ver y reportar como se mata gente inocente, sin que nada suceda”, y, “lo más grave es que mientras más dura la situación, menos interés suscita en los ciudadanos, que se cansan de leer sobre una y otra masacre”.¿Veremos el final del drama sirio, o el tirano Assad se saldrá con la suya? Todo depende de la decisión de la comunidad internacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas