La esfera del agua

La esfera del agua

Febrero 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Cuando se sabe que 145 países comparten cuencas hidrográficas al menos con otra nación, o que un solo río alimenta los acueductos de varias ciudades o regiones, se entiende la importancia de que todos los interesados actúen en conjunto, con políticas comunes que garanticen la preservación del medio ambiente y su desarrollo sostenible".

La protección de las cuencas y recursos hidrográficos no es una tarea para hacer en solitario. Obtener resultados requiere de esfuerzos conjuntos y coordinados entre comunidades, autoridades y Estados. En la cooperación está la clave para garantizar a las generaciones del futuro el más importante de sus recursos naturales.El acceso al agua es prioridad para el mundo: significa mejorar las condiciones de salud de las poblaciones, asegurar la producción agrícola e industrial, contar con fuentes de energía e incluso salvaguardar la paz entre naciones y sociedades. Cuando se sabe que 145 países comparten cuencas hidrográficas al menos con otra nación, o que un solo río alimenta los acueductos de varias ciudades o regiones, se entiende la importancia de que todos los interesados actúen en conjunto, con políticas comunes que garanticen la preservación del medio ambiente y su desarrollo sostenible.Es el propósito de la ONU con la celebración del año Internacional para la Cooperación en la Esfera del Agua que busca abrir los canales de discusión para llegar a acuerdos sobre la planificación del agua, las necesidades en las cuencas y, sobre todo, el equilibrio entre eficiencia y equidad. Y que los países se emprendan acciones concretas para hacer realidad esas intenciones.Colombia es uno de los países llamados a impulsar la cooperación interestatal porque comparte dos de las cuencas hidrográficas más importantes del planeta: la del Amazonas, con Brasil, Perú, Ecuador y Venezuela; y la del Orinoco, con Venezuela. Además de pulmones verdes para el mundo, son la fuente de la economía en sus zonas de influencia. Pese a algunos esfuerzos conjuntos que se han hecho, no hay aún políticas internacionales que garanticen su conservación y el uso eficiente de estas fuentes para la agricultura, la industria o el consumo humano. Hay ejemplos a seguir como el tratado que tienen Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay para la preservación ambiental del río Guaraní, o el Convenio de cooperación de la Albufeira entre España y Portugal para las cinco cuencas que comparten. Trabajar en unidad ha permitido realizar mayores inversiones en infraestructura, garantizar una mejor calidad del agua, su uso sostenible y mejorar las condiciones de vida de las poblaciones en sus zonas de influencia.Igual de importante es la cooperación interregional. El río Cauca es ejemplo de los efectos adversos de no concretar acuerdos para su conservación y Cali es la ciudad que más sufre las consecuencias con cortes constantes del servicio de agua potable por causa de la contaminación, que afecta al 70% de la población. Desde hace seis años se prometió un documento Conpes que garantizara su recuperación, en el que los departamentos del Cauca y Valle, el municipio de Cali, Emcali, la CVC y la Nación pondrían recursos por $1,6 billones. Hoy es letra muerta.Colombia está llamada a ser partícipe activa en los propósitos mundiales que se harán en este Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. Su riqueza hídrica es un tesoro para el planeta y para los colombianos, que merece ser bien aprovechada y sobre todo conservada.

VER COMENTARIOS
Columnistas