La elección del Fiscal

La elección del Fiscal

Marzo 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Desde ya debe saberse que lo que los colombianos esperan es que el país tenga un Fiscal respetable, que se interese ante todo en la búsqueda de la verdad y en la correcta aplicación de la ley a sus infractores. Nada más".

Superadas las inquietudes generadas por las dificultades en completar las vacantes en la Corte Suprema de Justicia, ahora se aguarda la presentación de la terna para reemplazar al actual Fiscal General de la Nación. Las experiencias deben servir para cumplir ese cometido, alejándolo de las polémicas y procurando que en lo posible vuelva a ser garantía de seriedad e imparcialidad, claves para el buen funcionamiento del Estado de Derecho.Son incuestionables ya los pésimos efectos que ha tenido en la credibilidad de las instituciones la interinidad que se había apoderado de la magistratura. Por eso se pidió que se crearan reglas claras y terminantes para cumplir con un trámite que, más que una potestad de quienes conforman la cúpula de la Justicia, es un deber para con los colombianos.Ahora, y ya completado el quórum, los magistrados deben elegir el Fiscal General que reemplazará al doctor Eduardo Montealegre, a quien se le vence su período el próximo 29 de marzo. Por supuesto, será la historia la encargada de juzgar su actuación, en la cual no cabe responsabilidad a quienes lo eligieron. Lo que sí debe quedar en claro es que el país no puede seguir expuesto a las polémicas que antes que contribuir a la buena marcha de los asuntos nacionales y de la justicia se convierten en hechos que desgastan la credibilidad del país en la entidad.Para empezar ese relevo se espera que el señor Presidente de la República presente a la Corte su terna de candidatos al cargo que debe guiar al organismo investigador durante los próximos cuatro años. Sin duda, serán inevitables las conjeturas sobre las tendencias políticas de los nominados, teniendo en cuenta que es una facultad exclusiva del Jefe del Estado. Sin embargo, se espera que el presidente Juan Manuel Santos ejerza esa atribución con el interés de pasar por encima de las polémicas partidistas y pensando en el bien de la Nación.Así se completará entonces el punto de partida de una elección cuyo propósito debe ser ante todo tener una Fiscalía adecuada a las necesidades de la nación, que recupere la confianza de propios y extraños y sea el pilar fundamental en la lucha contra la delincuencia que golpea en todos los rincones del país. Para ello debe ser capaz de superar las dificultades que atraviesa, de encontrar los correctivos para evitar el colapso del sistema acusatorio y de combatir la impunidad, el peor mal de la justicia penal en Colombia.Por supuesto, no dejarán de existir las interpretaciones sobre el papel que debe cumplir la Fiscalía en asuntos como el postconflicto, ahora que parece acercarse el acuerdo final con las Farc y la creación de un organismo especial para aplicar la justicia restaurativa que se pretende. Pero no debe olvidarse la necesidad de seguir combatiendo el delito en todas sus formas, como uno de los peores flagelos de nuestra nacionalidad. Pero desde ya debe saberse que lo que los colombianos esperan es que el país tenga un Fiscal respetable, que se interese ante todo en la búsqueda de la verdad y en la correcta aplicación de la ley a sus infractores. Nada más.

VER COMENTARIOS
Columnistas