La Cumbre Iberoamericana

Octubre 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Qué tanto puede ayudar una cumbre como la Iberoamericana a romper la desigualad en Latinoamérica y la pobreza que padecen millones de seres humanos es un asunto que se plantea cada que aparecen los preparativos y las agendas que han sido trabajadas con antelación por las diplomacias y los delegados de los países asistentes".

En Cartagena de Indias se reúne a partir de hoy y durante dos días la XXV Cumbre Iberoamericana. Bajo el lema Juventud, Emprendimiento y Educación, los Presidentes, Jefes de Gobierno y delegados que asisten tendrán la oportunidad de intercambiar opiniones y lograr acuerdos para mejorar las relaciones entre los países y ofrecer oportunidades para los pueblos que representan. Luego de una época de esplendor por el interés que en un principio despertaban como una manera de acercar a las naciones, las reuniones de gobernantes empezaron a perder importancia. La razón está en la poca efectividad de esos eventos, que si bien ofrecían grandes oportunidades, no lograban satisfacer las expectativas que se creaban a su alrededor. Sin embargo, la Cumbre Iberoamericana que se celebra cada dos años mantiene aún el interés. Es la oportunidad de unir a los mandatarios de dos continentes relacionados por vínculos históricos, étnicos y lingüísticos de gran importancia en el contexto internacional. Así, España y Portugal estarán con los países de América Latina durante dos días en Colombia dialogando sobre intereses comunes.Los temas acordados como materia de la reunión son muy apropiados. Es la juventud que vive y busca oportunidades en los 22 países que integran la comunidad iberoamericana y la necesidad de ofrecerles condiciones para desarrollar sus capacidades. Y es la obligación de los gobernantes de ofrecerles la educación que necesitan y de rodearlos de garantías y recursos para que encuentren su futuro a través del emprendimiento. No es un secreto que en la falta de esa oferta está una de las causas de la desigualad en Latinoamérica y de la pobreza que padecen millones de seres humanos. Frente a esa realidad, las limitaciones económicas y políticas de las Instituciones de gobierno se han sumado al abuso de las ideologías y del populismo rampante, para crear barreras que a veces parecen infranqueables y en muchas ocasiones dan pie para la protesta contra el atraso que ocasionan. Qué tanto puede ayudar una cumbre como ésta a romper esas limitaciones es un asunto que se plantea cada que aparecen los preparativos y las agendas que han sido trabajadas con antelación por las diplomacias y los delegados de los países asistentes. Y de la voluntad política de cada Gobierno, para hacer que los acuerdos que se alcancen en pro de sus naciones se puedan poner por encima de los intereses políticos del momento o del escepticismo.En esta ocasión se espera también alguna clase de pronunciamiento de los asistentes a la Cumbre con respecto a los esfuerzos que hace Colombia para terminar sus conflictos eternos y lograr la paz que anhelan los 47 millones de ciudadanos. Respetando los resultados de la consulta popular celebrada el pasado 2 de octubre, ello no impide que se dé a conocer un nuevo y vigoroso respaldo al propósito que acompaña a todos los colombianos. Bienvenidos los asistentes a la XXV Cumbre Iberoamericana. Nuestro país se complace en tenerlos aquí, y espera que ella sea fecunda en acciones que beneficien a los 22 países que la conforman.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad