La Cuba errante

editorial: La Cuba errante

"De todas las migraciones obligadas que conmueven al mundo, el drama de miles de cubanos que hoy dibujan una sola línea entre Ecuador y México para llegar a los Estados Unidos es tan silencioso como creciente".

La Cuba errante

Abril 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"De todas las migraciones obligadas que conmueven al mundo, el drama de miles de cubanos que hoy dibujan una sola línea entre Ecuador y México para llegar a los Estados Unidos es tan silencioso como creciente".

De todas las migraciones obligadas que conmueven al mundo, el drama de miles de cubanos que hoy dibujan una sola línea entre Ecuador y México para llegar a los Estados Unidos es tan silencioso como creciente.Hace menos de un mes, seis mil de ellos pudieron marcharse de donde habían quedado atrapados, entre Panamá y Costa Rica, para encontrar albergue en México. Casi enseguida, una nueva oleada puso en alerta a las cancillerías de las dos primeras naciones, incapaces de poder brindar cama para tanta gente.Esta nueva diáspora, una de las tantas de las producidas por la hegemonía castrista, tiene sus propias características. La primera es que precisamente se da en medio del descongelamiento de las relaciones con los Estados Unidos, lo que, a primera vista, resulta sorprendente. No lo es tanto. Cada vez está más claro que mucho va de la publicidad sobre la Cuba de Raúl Castro al manejo de sus asuntos internos. Una cosa es el empeño de La Habana en reclamar a Washington el fin del bloqueo económico y un tratamiento entre Estados acorde con los nuevos tiempos. Otra, el poco respeto del régimen en materia de libertades, de derechos humanos, y de oportunidades de progreso para los cubanos. Como lentas marchan las reformas estructurales para mejorar las condiciones de vida de la isla que domina hace 58 años. En consecuencia, los habitantes de la isla protagonizan una diáspora conmovedora, en busca de lo que les niega la dictadura. Sólo que ahora hay más caminos para atreverse a ingresar a La Florida. Por supuesto, siempre y cuando los acuerdos entre el presidente Barack Obama y Raúl Castro no pongan fin a la ley de los ‘pies secos’ que les permite su regularización con solo tocar territorio estadounidense. En los últimos años, Ecuador se convirtió en el camino expedito para desembarcar por la no exigencia de visa a los cubanos. Comenzó entonces desde allí el largo camino a EE.UU., con escalas fijas en Colombia, Panamá y Costa Rica. Sólo hasta allí, porque, alineado con los Castro, Daniel Ortega les cerró las puertas, argumentando riesgos a la seguridad de Nicaragua. Así, convertidos a la fuerza en parias, los inmigrantes, casi todos profesionales entre los que se destacan los médicos, han sabido esperar. Primero en Costa Rica, hasta cuando esa nación admitió no tener más capacidad para atenderlos. Ahora, por descarte, el problema del volumen de cubanos en tránsito recae en Panamá y, de seguir las cosas así, el efecto se verá pronto en Colombia.Los reclamos de algunos sectores a Estados Unidos y Cuba para poner fin cuanto antes al recurso de ‘pies secos’, como herramienta para parar el desangre, puede ser un recurso válido de disuasión, pero no pasa de ser un paño de agua tibia. La verdadera solución debería comenzar porque, antes que pretender de Cuba un atractivo turístico, el régimen castrista haga de la Isla el primer destino para los ciudadanos que habitan su territorio. Esos mismos que hoy buscan afuera, con todos los riesgos, lo que bien debería brindarles y garantizarles un estado democrático que sigue sin verse por parte alguna.

VER COMENTARIOS
Columnistas