La corrida de ‘El Chapo’

Julio 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Se consumó así la insólita fuga, que avergüenza a México y pone de nuevo al presidente Enrique Peña Nieto a dar explicaciones. Como sucedió con la desaparición diez meses de 43 estudiantes de una escuela en el estado de Guerrero, el narcotráfico cumplió otro de sus objetivos, mediante la corrupción a los gobernantes y funcionarios".

Con el paso de los días se van conociendo algunos detalles sobre la forma en que Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán se evadió de una de las cárceles de seguridad de México. Además de una nueva burla al sistema de seguridad, la corrida de quien es considerado el delincuente más poderoso y peligroso de ese país vuelve a demostrar la capacidad del narcotráfico para burlar la justicia en casi cualquier parte de América.Junto con el escape de Pablo Escobar de una cárcel construida a su medida en Colombia, lo ocurrido con el jefe del llamado Cartel de Sinaloa parece ser parte del realismo mágico que abrió un espacio propio a la literatura latinoamericana, en el cual los hechos superan a la ficción. En este caso, fue una fuga anunciada días antes por sus hijos en internet, de una cárcel a prueba de escapes, en una celda rodeada de cámaras y con un personaje que tenía entre otras medidas un brazalete electrónico que daba cuenta permanente de su ubicación.Por supuesto, no fue una obra de magia, ni mucho menos un acto cruel y sangriento, Lo que ocurrió fue más simple de lo que se pueda imaginar: fue la corrupción que impidió a los guardas y a la enorme parafernalia de seguridad que, se supone, debía cuidar al tenebroso criminal, ver algo, sentir algo, escuchar cualquier sonido y no darse cuenta del túnel por el cual parece haberse volado el sujeto. Es una construcción de 1500 metros de extensión, un metro setenta de alto y ochenta centímetros de ancho que según los expertos produjo 3500 toneladas de tierra, las cuales salieron por una casa en precario estado y durante meses. Nadie de la seguridad vio eso. Como ninguno se dio por enterado de las informaciones que publicaban los descendientes del delincuente, o hizo caso omiso de los rumores sobre la posible fuga. Y como ocurrió hace 14 años cuando ‘El Chapo’ se escapó por primera vez en un carro de ropa, las autoridades sólo se dieron por enteradas cuando no hubo ya nada que hacer. Se consumó así la insólita fuga, que avergüenza a México y pone de nuevo al presidente Enrique Peña Nieto a dar explicaciones. Como sucedió con la desaparición diez meses de 43 estudiantes de una escuela en el estado de Guerrero, el narcotráfico cumplió otro de sus objetivos, mediante la corrupción a los gobernantes y funcionarios. Y así como dijo que no descansaría hasta encontrar a los jóvenes, esta vez declara en forma enérgica lo mismo sobre la búsqueda del criminal.La historia no es tan increíble, si se tiene en cuenta la capacidad astronómica de los grupos que trafican con la droga, pisotean la vida en México y amenazan al Estado. Como pasó en Colombia hace no muchos años, y aún sigue sucediendo, ellos corrompen la autoridad y pisotean la ley porque tienen la capacidad ilimitada para comprar complicidades. Es posible que ‘El Chapo’ sea recapturado, ojalá en breve lapso. Lo cual, como está demostrado en México y en todo el mundo, no será el fin de su siniestra carrera hasta que no exista la decisión de enfrentar el problema como es y de acabar con el narcotráfico y su capacidad de corrupción.

VER COMENTARIOS
Columnistas