La claridad es necesaria

Octubre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Ahora es el tiempo de dar a conocer lo que los juristas del Gobierno y las Farc han acordado y lo que ha sido aprobado por las comisiones negociadoras. Con lo cual se podrá auscultar el pensamiento de los colombianos y rebajar las tensiones que crecen en la medida en que no se conoce el contenido del acuerdo sobre la justicia a aplicar".

Dos semanas después de conocido el comunicado que anuncia el acuerdo de los negociadores en lo que debe ser la justicia transicional que se aplicará para terminar el conflicto con las Farc, ya se sabe que éste sólo refleja 10 de los 75 puntos que fueron objeto de consenso entre los negociadores. Ante las dudas y el debate que ellos han generado, no parece existir camino distinto a publicar lo que hasta ahora se ha alcanzado en materia tan delicada.Las interpretaciones de la opinión pública en Colombia han sido abundantes, y abarcan a todo el espectro intelectual y a las distintas corrientes de pensamiento. Es lo que corresponde a una sociedad que reconoce en la democracia y la posibilidad de disentir los ejes de su accionar colectivo. Pero, en el caso que nos ocupa, el problema aparece cuando las partes empiezan a mostrar diferencias notables.Esta es quizás la inquietud más grande que pesa sobre el proceso, como quiera que de ella dependen las sanciones que se aplicarán a los miembros del grupo guerrillero por los crímenes de lesa humanidad. Es lo que los colombianos más esperan, además de lo referente al desarme, a la promesa de no repetir la violencia y al compromiso de abandonar el narcotráfico y de apoyar la erradicación de los cultivos ilícitos.Y, en especial, cuando las Farc pretenden dar a entender que ya todo está definido, que lo que falta es de tono menor frente a lo ya firmado. Y que son partidarias de dar a conocer lo acordado hasta ahora. Por su parte, el jefe del equipo negociador del Gobierno expresó que si bien faltan detalles, también es partidario de divulgar los puntos acordados. El documento “fue suscrito por el Jefe de la Delegación del Gobierno, haciendo clara manifestación escrita, mediante anotación en el texto, de que se trataba de un documento en desarrollo, tal como los miembros del Gobierno del Grupo Jurídico lo hicieron saber en forma oportuna”, dijo el doctor Humberto de la Calle en comunicado expedido ayer.Lo cierto es que ya no pueden esperarse más declaraciones, las cuales pueden erosionar la confianza del país. Ni es conveniente que la negociación se traslade a los medios de comunicación con documentos a medias y enunciados que no aportan al propósito de lograr un acuerdo que sea ratificado por el pueblo colombiano. Ahora es el tiempo de dar a conocer lo que los juristas de ambas partes han acordado y lo que ha sido aprobado por las comisiones negociadoras. Con lo cual se podrá auscultar el pensamiento de los colombianos y rebajar las tensiones que crecen en la medida en que no se conoce el contenido del acuerdo sobre la justicia a aplicar.Así pues, lo importante es romper la desconfianza de la Nación frente a la actitud de las Farc, la gran razón de las dudas sobre el proceso de La Habana. El presidente Juan Manuel Santos ha hecho un gran esfuerzo por lograr el éxito en la negociación, y necesita que los colombianos lo acompañen en su empeño. El debate de la última semana demuestra entonces que el camino correcto es la transparencia, así produzca críticas. Esa es la democracia.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad