La ciudad del mañana

Octubre 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Los retos sobre los que ahora se debe trabajar son bien diferentes a los de 20 años atrás, no sólo porque los centros urbanos albergan un número mayor de habitantes. Los problemas son más grandes pero también lo son las posibilidades que brindan los avances logrados por la humanidad.

¿Qué 20 años no son nada? Las ciudades de hoy dan fe de que ese sí es un tiempo generoso, en el que los cambios suelen ser drásticos y el crecimiento desbordado representa un reto, a la vez que obliga a redefinir su desarrollo y la forma de planificarlas.En 1996, cuando se realizó la Conferencia Hábitat II en Estambul, Turquía, el 41% de la población mundial vivía en centros urbanos. Hoy llega al 54,5% y en 30 años las tres cuartas partes de la humanidad, es decir 7.000 millones de personas, se concentrarán en las ciudades. Si se tiene en cuenta que estas apenas ocupan el 2% del territorio global y que lo ideal es brindarles a quienes las habitan unas condiciones básicas de bienestar y seguridad, el primer asunto en las agendas locales debería ser la planeación concienzuda de sus urbes.Abrir un espacio para debatir y trazar esos lineamientos fue el objetivo de las Conferencias de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Sostenible. La primera se realizó en Vancouver en el año 1976, la segunda fue la de Estambul y la tercera comenzará el lunes en Quito. En términos prácticos y como sucede con buena parte de estas reuniones universales en las que se hacen listas de acciones comunes, lo probable es que las conclusiones terminen olvidadas y se conviertan en letra muerta. O que se desempolven días antes del siguiente encuentro.Pero al menos se trata de un esfuerzo por pensar en un futuro donde las ciudades sean más incluyentes, cumplan con el rol clave que tienen en el cuidado medioambiental, mientras les dan una calidad de vida mejor a quienes viven en ellas. Los retos sobre los que ahora se debe trabajar son bien diferentes a los de 20 años atrás, no sólo porque los centros urbanos albergan un número mayor de habitantes. Los problemas son más grandes pero también lo son las posibilidades que brindan los avances logrados por la humanidad.En la tecnología hay un aliado que se debe poner a su servicio tanto para adelantar la planificación de las localidades como para brindarles más oportunidades a sus ciudadanos. También hay unas hojas de ruta trazadas, entre ellas los Objetivos de Desarrollo Sostenible que dan luces sobre qué hacer para conseguirlo. Un crecimiento ordenado, aún con las dificultades que encierra el aceleramiento actual, implica hacer una planeación urbanística que se ajuste a los requerimientos del entorno así como atender de forma integral las necesidades de sus pobladores.Sobre aspectos como las economías locales, la sostenibilidad, el transporte integrado, la infraestructura y los servicios básicos, así como sobre salud, educación, cultura y medio ambiente, discutirán líderes de los 193 países que asistirán a Hábitat III. Luego ciudades como Cali, en la que el crecimiento de estos 40 años se ha hecho de urgencia y al ritmo de las invasiones pero con escasa planeación, deberán tomar nota y ver qué se puede aplicar en ellas.Decidir cómo serán las urbes en los próximos 20 años y comenzar a trabajar para conseguirlo, será menos oneroso que dejarlas crecer a su antojo para luego enmendar los errores.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad