La agonía de la Salud

La agonía de la Salud

Marzo 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"el sistema de salud se encuentra en una crisis profunda que ha llevado al señor Ministro, doctor Alejandro Gaviria, a declarar su agonía. Y más grave aún, a reconocer que la reforma propuesta y en discusión desde la legislatura anterior se debate en un pulso entre intereses particulares que no tienen en cuenta a los usuarios, los más de 40 millones de colombianos afiliados a él".

¿Qué ha pasado con la reforma a la salud? Poco se conoce de ella, salvo por las declaraciones del Ministro del ramo que deberían preocupar por su contenido y una referencia del Procurador General de la Nación sobre la posible ilegalidad de la Ley Marco aprobada hace siete meses por el Congreso de la República.Por supuesto, la disculpa para tanto silencio está en lo que se ha denominado el año electoral. Es decir, los procesos para elegir a quienes conformarán el órgano legislativo a partir del próximo 20 de julio, y el que elegirá el Presidente de la República para los próximos cuatro años. Ello significa que, por lo menos hasta agosto próximo, existe el riesgo de carecer de espacio para debatir un asunto tan importante para todos los colombianos. Y no debería ser así, puesto que los Congresistas son elegidos para cumplir sus deberes hasta el 19 de julio, lo cual da suficiente tiempo para debatir un asunto que tiene años causando estragos en las arcas del Estado, donde, a falta de claridad y ante las consecuencias que padecen los usuarios, los jueces han actuado como legisladores y especialistas de la salud, ocasionando polémicas reiteradas. Mientras tanto, el Congreso se ha resistido a tomar decisiones de fondo que eviten la prolongación de una crisis gravísima, la cual ha podido manejarse gracias al buen comportamiento de los ingresos que recibe la Nación.Pero, hay que repetirlo, ese buen comportamiento no es eterno y el sistema de salud se encuentra en una crisis profunda que ha llevado al señor Ministro, doctor Alejandro Gaviria, a declarar su agonía. Y más grave aún, a reconocer que la reforma propuesta y en discusión desde la legislatura anterior se debate en un pulso entre intereses particulares que no tienen en cuenta a los usuarios, los más de 40 millones de colombianos afiliados a él. Lo cual debería causar la alarma, más aún cuando se nota una inexplicable soledad del alto funcionario en la defensa de la iniciativa. Sin duda, el proyecto presentado por el Gobierno tiene puntos polémicos que deben ser aclarados. Pero es que ni siquiera hay un debate público que responda a las inquietudes y a las necesidades de los colombianos. Y los aportes de quienes conocen el tema se han visto relegados por el forcejeo de los intereses entre quienes actúan dentro del sistema y prefieren el lobby que les asegura mejores dividendos que una discusión pública y abierta donde se tomen decisiones que tengan en cuenta el interés de toda la sociedad.Mientras tanto, asuntos como la utilización de los recursos públicos destinados a la salud están hoy en un limbo jurídico y la Contraloría General de la República exige que sean devueltos y destinados a su propósito original. Un debate profundo e impostergable que demuestra la necesidad de enfrentar la crisis de la Salud. Por eso, y entendiendo la importancia que tienen los certámenes electorales en desarrollo, es necesario reclamar que sean escuchadas las graves inquietudes planteadas por el Ministro de la Salud y los problemas que padecen los millones de colombianos que demandan a diario sus servicios.

VER COMENTARIOS
Columnistas