Inmigración y negocios

Inmigración y negocios

Febrero 04, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"El portavoz de la Casa Blanca dijo que la prioridad “número uno” de Obama es el restablecimiento del crecimiento económico y la creación de empleos en Estados Unidos y que, en ese sentido, la reforma migratoria rendirá beneficios para la economía. Se produce entonces un nuevo enfoque que mira el asunto desde los negocios".

Cumpliendo con el mandato del voto ciudadano, y respondiendo a los reclamos de la comunidad latina, el reelegido presidente Barack Obama anunció los pilares de la reforma migratoria en los Estados Unidos. Sobre él parece lograrse un acuerdo bipartidista que debe legalizar la situación de 11 millones de emigrantes ilegales.Contrario a lo ocurrido en el pasado, los inmigrantes ilegales son entendidos ahora como un problema político de marca mayor. Ya los republicanos han aceptado que la comunidad de inmigrantes latinos puede definir al ganador de la Presidencia, como se vio en las pasadas elecciones. Pero también se empieza a entender como problema que afecta la vigencia de los derechos humanos, y de un drama social que involucra a millones de personas.El portavoz de la Casa Blanca dijo que la prioridad “número uno” de Obama es el restablecimiento del crecimiento económico y la creación de empleos en Estados Unidos y que, en ese sentido, la reforma migratoria rendirá beneficios para la economía. Se produce entonces un nuevo enfoque que mira el asunto desde los negocios. “Es importante ver temas como la reforma migratoria, como ya lo ha dicho muy firme y públicamente el mundo de los negocios, como una necesidad económica. Los beneficios económicos de una reforma migratoria integral son muchos y muy importantes… es una razón principal por la que el presidente cree que necesitamos unirnos de forma bipartidista para lograrla”, afirmó Carney.En otras palabras, los estadounidenses, tanto gobierno como oposición, están haciendo cuentas. Y hay algunas muy claras: si la mayoría de los 11 millones de indocumentados calificara para recibir los beneficios de la reforma migratoria, las arcas de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) se llenarían como nunca antes en su historia con unos $37,950 millones (sólo con el trámite de residencia). Y si se agrega la ciudadanía, el monto se elevaría a $45,430 millones. Dinero suficiente para implementar otros aspectos de la reforma como el relacionado con seguridad en las fronteras.Pero el efecto económico se hará sentir especialmente en la protección del trabajo legal. Se sabe que un buen número de empresarios estadounidenses, sobre todo del área agropecuaria, prefieren emplear emigrantes ilegales, pues lo hacen a precios inferiores a los estipulados por la ley y birlando los aportes a seguridad social. Tal situación contribuye a aumentar la tasa de desempleo en Estados Unidos y a generar conflictos entre ciudadanos estadounidenses con los emigrantes indocumentados.La legalización de los indocumentados tendrá un impacto positivo el nivel de vida de las familias de emigrantes y en los ciudadanos americanos, que competirán en el mercado de trabajo en pie de igualdad. Todo ello contribuirá al aumento de la demanda interna y, por lo tanto, a la animación de los negocios. Por ello el presidente Obama fue enfático al declarar que “puedo garantizar que invertiré todo lo que tengo [en la reforma migratoria], no dejaré de hablar de ello”.

VER COMENTARIOS
Columnistas