¿Hacia el inmovilismo?

¿Hacia el inmovilismo?

Junio 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Después de tantos intentos, y sin conocer la sentencia en su totalidad, la pregunta es si se puede llegar a la conclusión de que, como antes, la Corte ha bloqueado la posibilidad de reformar esa rama con un Acto Legislativo del Congreso. O si, como lo piden sectores políticos y legislativos, es necesario convocar una Asamblea Constituyente para que los colombianos autoricen un cambio que no sea bloqueado por quienes parecen ser a la vez juez y parte.

Gran revuelo y críticas que piden Asamblea Constituyente está levantando el anuncio de la Corte Constitucional sobre un fallo que declara nula la reforma que creó un organismo para administrar los recursos de la Justicia. Pese a la indignación que se está demostrando en muchos sectores, la situación no está aún como para exigir la convocatoria de un ente que puede constituirse en un salto al vacío. Los anuncios y las fragmentadas informaciones conocidas indican que siete de los nueve Magistrados que componen la Corte, aprobaron una ponencia que declara la inconstitucionalidad de la parte del llamado equilibrio de poderes referente a la terminación de la sala administrativa del Consejo Superior de la Judicatura. Según se sabe, los Magistrados consideraron que esa medida atenta contra la independencia de la rama y como tal desconoce uno de los principios básicos e inmodificables de la Constitución de 1991.Las reacciones que se han presentado muestran la inconformidad contra el inmovilismo para combatir la mala experiencia que le ha significado al país el Consejo y la necesidad de abolirlo para acabar con el clientelismo que se lo había tomado. Sin duda, es una reforma necesaria, que desde principios del 2000 se ha tratado de llevar a cabo sin éxito, ya sea por decisiones de la Corte o por errores absurdos cometidos en su tránsito por el Congreso.Eso lo reconocen los mismos jueces que en oportunidades han debido corregir los problemas que ha causado el Consejo. Ahora se hace referencia a una intromisión del Congreso en los fueros de la rama jurisdiccional para impedir la reforma a la sala administrativa, alegando que la creación del órgano que lo reemplaza, en los términos del Acto Legislativo sujeto a la revisión de la Corte, significa una decisión que desconoce la esencia de la Constitución. Después de tantos intentos, y sin conocer la sentencia en su totalidad, la pregunta es si se puede llegar a la conclusión de que, como antes, la Corte ha bloqueado la posibilidad de reformar esa rama con un Acto Legislativo del Congreso. O si, como lo piden sectores políticos y legislativos, es necesario convocar una Asamblea Constituyente para que los colombianos autoricen un cambio que no sea bloqueado por quienes parecen ser a la vez juez y parte.Antes de llegar a honduras que tendrán serias repercusiones para la vida institucional, hay que rechazar la forma en que se ha dado a conocer la trascendental decisión. Es la costumbre de fallar mediante comunicados o informaciones parciales, lo cual produce confusión. Además, y ante las reacciones que se presentan, obliga a expedir aclaraciones, mientras la Sentencia definitiva se conoce meses después. Por ello, lo aconsejable es esperar a conocer el contenido total de la decisión anunciada. Así se podrá dejar atrás la calentura del momento y analizar con cabeza fría los pasos a seguir. Por ahora, la Corte ha dicho en otro anuncio que el Congreso sí es competente para reformar la Rama Judicial. Habrá que creerle para evitar confrontaciones que afectan las instituciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas