¡Gracias Colombia!

Julio 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Colombia está orgullosa de su Selección. Los 23 jóvenes, su cuerpo técnico y todo el andamiaje deportivo y administrativo que la rodeó, unieron a nuestra Nación y durante tres semanas la hicieron soñar, demostrándole que todo es posible si hay unión y fraternidad. Sumados a los miles de aficionados que los acompañaron a través de toda la geografía brasileña, ellos fueron Colombia ante el mundo, y brindaron a sus compatriotas alegrías sin límite.

Con el triunfo de Brasil terminó ayer la inolvidable excursión de nuestra Selección Colombia en el Mundial de Fútbol. Pero la derrota, por muy dura que haya sido, no alcanza a opacar el brillante desempeño de quienes dejaron muy arriba el nombre de nuestro país en el concierto del balompié internacional.Sí, perdimos en franca lid y de manera inobjetable. Lo que no alcanzará para borrar la historia que Colombia dejó en el campeonato, llena de buenos resultados, de grandes desempeños y de esfuerzo supremo. A partir de ahora, lo que antes era apenas una insinuación, es una realidad incontrovertible: la calidad de nuestros deportistas que se brindaron íntegros en un campeonato pleno de estrellas y figuras. Pues entre ellas y por encima de muchas descollaron los nuestros, despertando primero la sorpresa y después la admiración del mundo entero que vio en ellos la renovación de un deporte donde se acortan las distancias entre los países competidores.La trayectoria de Colombia en el mundial fue admirable. Desde la clasificación y llevada por el profesor José Pékerman, el combinado nacional demostró su categoría y anunció lo que sería su desempeño en Brasil. Luego, su contundencia y virtuosismo se juntaron con el sentido colectivo creado por su cuerpo técnico para lograr una clasificación estupenda que la llevó a los octavos de final. Y allí fueron de nuevo el gran espectáculo de la justa mundial, demostrando que nuestro fútbol ya no es una expectativa sino una hermosa realidad.Colombia está orgullosa de su Selección. Los 23 jóvenes, su cuerpo técnico y todo el andamiaje deportivo y administrativo que la rodeó, unieron a nuestra Nación y durante tres semanas la hicieron soñar, demostrándole que todo es posible si hay unión y fraternidad. Sumados a los miles de aficionados que los acompañaron a través de toda la geografía brasileña, ellos fueron Colombia ante el mundo, y brindaron a sus compatriotas alegrías sin límite.Hoy, y por primera vez en la centenaria historia de nuestro balompié, la selección de nuestro país ocupa un sitio entre las ocho primeras del campeonato mundial y recibe el reconocimiento merecido de todas partes del mundo. Detrás de ellos están los hitos que construyeron quienes en el pasado llevaron nuestro emblema y abrieron el camino de nuestro país en los mundiales, desde el celebrado en Chile, en 1962. Adelante está el futuro que espera a estos jóvenes, cuyo desempeño debe depararles muchos éxitos así como buenas y merecidas recompensas.Gracias a esos 23 jóvenes que se enfundaron la camiseta amarilla para realizar un mundial inolvidable; al profesor Pékerman y su cuerpo técnico, quienes no pueden irse de nuestra selección; a la Federación Colombiana de Fútbol, que no escatimó recurso alguno para hacer posible el sueño de todo un país. Y a todos los colombianos que vivieron, padecieron y disfrutaron las vivencias de un deporte en el cual se gana pero también se puede perder. Aunque hoy tengamos que despedirnos del Mundial, lo hacemos con la frente en alto y la sonrisa imborrable del deber cumplido.

VER COMENTARIOS
Columnistas