Evo, ¿el eterno?

Evo, ¿el eterno?

Diciembre 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Faltan dos meses para el referendo que decidirá si Evo Morales puede postularse para una nueva reelección, hasta el 2025. Es el nuevo intento por perpetuar en el poder a quien se presenta como el único capaz de dirigir a Bolivia".

Faltan dos meses para el referendo que decidirá si Evo Morales puede postularse para una nueva reelección, hasta el 2025. Es el nuevo intento por perpetuar en el poder a quien se presenta como el único capaz de dirigir a Bolivia.Evo anda empeñado en demostrar que nada mejor les puede pasar a los ciudadanos de su país que extender un nuevo cheque de confianza a quien se proclama “esclavo del pueblo”. Y en afirmar en que durante 2016 el PIB crecerá 5%, pese a la compleja coyuntura de región y a que Bolivia dejará de recibir en ese período unos 2.500 millones dólares por la caída de los precios de materias primas.Tal fórmula de persuasión, la del vamos bien e iremos mejor, para obtener el Sí en la consulta del 21 de febrero próximo puede resultar efectiva en las urnas. Menos factibles las posibilidades de que la economía boliviana mantenga el sorprendente ritmo en que ha caminado durante los últimos nueve años. El gas, principal origen de sus divisas, más las crisis en Argentina y Brasil, con la consecuente invasión de productos baratos procedentes de esos dos países, hacen dudar de las cuentas de quien pasó de ser un dirigente cocalero al presidente más estable en la historia del país andino. Igual, para millones de bolivianos, Evo sigue siendo Evo. Su vigencia como casi única opción no admite discusión para ellos, a pesar de que en los últimos comicios municipales y autonómicos, antiguos feudos del Movimiento al Socialismo escaparon de su control. Y en las encuestas sobre el referendo, el Sí a la reelección le saca al No apenas diez puntos. Queda por ver qué efecto tendrá la decisión de una comisión especial de fiscales que puso tras las rejas a cinco dirigentes del oficialismo, entre ellos la exministra de gobierno Julia Ramos y la líder indígena Melva Hurtado, acusados de estar vinculados al caso del Fondo Indígena. Esa vieja trama de corrupción sobre proyectos fantasmas y enriquecimiento de funcionarios por valores superiores a los 35 millones de dólares, trae ahora nuevas esquirlas que deberían afectar la imagen de probidad que Evo ha creado alrededor del MAS y, sobre todo, del indigenismo.Está por verse si el mal manejo del Fondo Indígena por parte de compañeros de militancia y de administración de Evo afectará la ambición del presidente por quedarse con el poder de manera indefinida. Sin embargo, todo indica que Evo está a salvo de cualquier duda entre la inmensa mayoría de los electores bolivianos. Más aún, porque no aparece una figura que forme una oposición ganadora y encarne la alternativa capaz de derrotar al pintoresco Evo.Sin embargo, al presidente Morales se le pide garantizar la independencia de la justicia. Y deslindarse de organizaciones adeptas al gobernante y a su partido, que ejercen presión sobre fiscales y entes de control para frenar las investigaciones, con el manido argumento que sus líderes son objeto de persecución política. No obstante, los hechos indican que la reelección en Bolivia, antes el país con mayor inestabilidad institucional, seguirá su camino triunfante.

VER COMENTARIOS
Columnistas