¿Es sostenible el MÍO?

Junio 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Resulta indispensable que se tenga claridad sobre un proyecto que ha mostrado sus bondades y que moviliza hoy cerca de 400.000 caleños diariamente, porque no es entendible cómo después de cuatro años el sistema de transporte masivo de Cali aún no sea sostenible".

Como ha venido repitiéndose de manera consuetudinaria, los cuatro operadores del MÍO han prendido las alarmas sobre el desfase financiero en que se encuentran. De acuerdo con un informe de Metrocali y los operadores, las dificultades se deben, básicamente, a dos factores: los bajos índices de movilización de pasajeros, y a que el MÍO esta transportando un 57% menos de los pasajeros que debería movilizar y que Metrocali está pagando sólo el 50% de las tarifa licitada, precisamente por la falta de usuarios del sistema.Resulta indispensable que se tenga claridad sobre un proyecto que ha mostrado sus bondades y que moviliza hoy cerca de 400.000 caleños diariamente, porque no es entendible cómo después de cuatro años el sistema de transporte masivo de Cali aún no sea sostenible.Más allá de la crisis financiera expuesta por los operadores, también es necesario advertir que ellos mismos tienen una alta cuota de responsabilidad, junto con la pasada administración local que no tomó las medidas pertinentes, de las fallas financieras en que está incurriendo el sistema. La demora en la chatarrización de buses, muchos de los cuales pertenecen a empresas socias de las operadoras del MÍO, generan una competencia desleal que hoy está pasando su cuenta de cobro.No se entiende cómo hoy, cuatro años después de que las bondades de un proyecto transformador de ciudad han quedado demostradas, todavía el viejo sistema de buses urbanos le abra un hueco al MÍO. Es incompresible que todavía en la ciudad estén operando dos mil buses antiguos, el 80% de los cuales ya debería estar fuera de servicio.Los estimativos de los propios operadores señalan que estos buses están transportando 800.000 pasajeros diarios de 1,2 millones que se mueven en la ciudad. Los otros 400.000 son los que viajan en el MÍO, lo que indica que el negocio del transporte en la capital del Valle sigue por fuera de los buses articulados.A esta situación se suma la piratería en el transporte, que se ha convertido en otra amenaza, pues estos vehículos sin regulación le quitan al MÍO unos 150.000 pasajeros diarios, que significan al menos $150 millones.Es hora de que la Secretaría de Tránsito y Metrocali tomen cartas en el asunto. El doble juego de muchos transportadores locales no puede continuar. Por un lado prendiendo alarmas y denunciando un colapso financiero del MÍO, mientras por el otro se niegan a abandonar el viejo sistema de buses urbanos que les garantiza un dinero fijo sin necesidad de compartirlo con sus socios.Los caleños están con el MÍO, su funcionalidad y efectividad está probada, el sistema está cumpliendo las expectativas y los caleños han encontrado en el sistema un modelo de transporte seguro y respetuoso con el usuario. Es el momento de garantizar su continuidad y evitar que por intereses particulares fracase un proyecto que ha transformado la vida de la ciudad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad