Energía y progreso

Energía y progreso

Junio 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Que todos tengan acceso a la electricidad y que esta además sea producida de forma sostenible, significa cerrar la brecha que separa del progreso a aquellas sociedades a las que no llega o no se les garantiza energía de forma permanente. Ya está claro que la tecnología es un valor universal al cual deben tener acceso todos los seres humanos. Y sin energía no es posible".

Difícil imaginar el desarrollo que ha alcanzado el mundo sin ligarlo a las posibilidades que ha brindado la energía. Desde las telecomunicaciones hasta la producción industrial, pasando por la educación y la salud, son mejores hoy y tienen mayor cobertura gracias a ella. En contraste, mil millones de personas no cuentan con el servicio básico, que significa progreso y calidad de vida.De ahí que la meta de la Década de la Energía Sostenible, lanzada este mes por la Organización de Naciones Unidas, sea lograr que todos los habitantes del Planeta tengan acceso a la electricidad antes del año 2030. Y que su producción sea lo más limpia posible para que no afecte al medio ambiente ni desgaste los recursos naturales, mientras permite un desarrollo sostenible de las sociedades.Los objetivos no son sólo un propósito si no un mandato para los Estados, obligados a brindar un servicio esencial para sus pueblos y para garantizarles una vida más digna. No hacerlo significa condenar a varias generaciones al atraso, la miseria, el abandono y a vivir en condiciones de aislamiento frente al resto de la humanidad. Incluso es asunto de vida o muerte si se tiene en cuenta que 4,3 millones de personas mueren al año por enfermedades causadas por no tener acceso a fuentes de energía.Gracias en buena parte a los avances que han llegado con la generación energética, la economía del planeta es hoy mejor. Con la electricidad llegó la tecnificación a las industrias; el tiempo para las actividades de la gente se duplicó; el desarrollo de las comunicaciones permitió conectar mejor y más rápido a la humanidad; las ciudades se organizaron y lograron un mayor orden; hoy es posible salvar más vidas y educar con mayor calidad a más personas. Con el crecimiento de la población mundial, que llegará a los 10.000 millones de habitantes antes del 2050, es obligatorio lograr el cubrimiento de la ‘Energía para todos’, el lema sobre el cual debe trabajar la comunidad internacional. Se calcula que en los próximos 35 años la demanda energética del planeta habrá aumentado en un 61%. Y el reto es hacerlo de tal forma que los recursos naturales se afecten lo menos posible.De eso se trata la energía sostenible, de tener un servicio más eficiente, donde las fuentes renovables representen un porcentaje cada vez mayor y en el que el uso de combustibles fósiles se reduzca a niveles mínimos. Por supuesto, se necesitan voluntad política y recursos económicos para lograrlo, así como del concurso decidido y permanente de los gobiernos y de la empresa privada, la gran beneficiada con los adelantos que llegaron de la mano con la energía.Que todos tengan acceso a la electricidad y que esta además sea producida de forma sostenible, significa cerrar la brecha que separa del progreso a aquellas sociedades a las que no llega o no se les garantiza energía de forma permanente. Ya está claro que la tecnología es un valor universal al cual deben tener acceso todos los seres humanos. Y sin energía no es posible. Como lo dijo la directora de la Agencia Internacional de Energía, es “cuestión de paz social”.

VER COMENTARIOS
Columnistas