Enemigos de la OEA

Junio 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...es cierto que la OEA es un organismo que ha perdido lustre y se debate en medio de crisis, una de ellas financiera y otra de credibilidad. Pero no es menos cierto que se trata de la única organización que agrupa a todas las naciones de las Américas y que ha logrado promover con éxito la idea de que la democracia y la libertad son valores comunes de la experiencia americana...".

Hoy se reúne en Cochabamba, Bolivia, la 42 Asamblea ordinaria de la Organización de Estados Americanos, en medio de un ambiente lánguido, puesto que a la cita no acudirá la mitad de los cancilleres del Continente.Como ya es usual antes de las reuniones del organismo, el eje conformado por Ecuador, Bolivia y Ecuador, seguido por la comparsa de Nicaragua, y tal vez instigado por Cuba, plantea asuntos que tienden a debilitar a los organismos de cooperación multilateral, en búsqueda de ventajas para sus gobiernos. Es como si los miembros del Alba buscaran liquidar a la OEA. De manera arrogante, el Presidente ecuatoriano planteó su asistencia a la Asamblea “para poner en su sitio a la burocracia” y propuso que “la OEA se reforma o desaparece”, en un discurso claramente dirigido a la galería de seguidores en su país. Como lo indican sus expresiones, las del Canciller venezolano y el Presidente de Bolivia, su propósito no es fortalecer la organización continental con el fin de que supere su crisis presupuestaria o pueda ejercer su propósito fundacional, defender la libertad y la democracia en las Américas.En particular su blanco en la Asamblea es la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y los organismos que velan por la libertad de prensa. Comprensible, pues los regímenes dictatoriales o afectados de tentaciones totalitarias ven en la defensa y promoción de los derechos humanos y en la libertad de prensa, pilares de cualquier democracia sana, a dos actividades que les impiden controlar las sociedades a su antojo.En esta ocasión, tanto Correa, como Morales y el canciller venezolano Maduro, han sustentado su oposición en el carácter privado de la prensa libre del Continente. Un absurdo, pues la libertad de información y opinión que emana de los medios de comunicación agremiados en la Sociedad Interamericana de Prensa constituyen la única posibilidad de contar con una ciudadanía informada y consciente que se oponga a los desmanes de los aspirantes a dictador.El extremo lo ha planteado Ecuador, cuyo Presidente ha impulsado una feroz campaña para que los ecuatorianos no adquieran los periódicos libres y se informen tan sólo con el diario oficial, el que publica su gobierno.Por otra parte, es cierto que la OEA es un organismo que ha perdido lustre y se debate en medio de crisis, una de ellas financiera y otra de credibilidad. Pero no es menos cierto que se trata de la única organización que agrupa a todas las naciones de las Américas y que ha logrado promover con éxito la idea de que la democracia y la libertad son valores comunes de la experiencia americana y constituyen un patrimonio por el que vale la pena luchar.Pese a la languidez de la Asamblea y al manejo contemporizador y gris que le ha dado el secretario Insulza, no parece existir una perspectiva que le permita a las bravatas de los miembros del Alba desmontar las instituciones que defienden la libertad y la democracia en América. Por el contrario, es posible que, al verse amenazadas, resulten fortalecidas o, por lo menos, que la opinión se haga más consciente del valor que tienen.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad