Encuentro en la frontera

Febrero 09, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Ahora se produce la reunión fronteriza, con ingredientes que no pueden ser desconocidos. Se tratará del encuentro con Henry Rangel, quien ha sido acusado de tener relaciones con las Farc, en especial con su hoy jefe máximo. Y se producirá en momentos en que la frontera sigue siendo usada por la guerrilla para escapar de las autoridades colombianas".

Como muestra de la mejora sustancial en las relaciones bilaterales, mañana se reúnen los ministros de Defensa de Colombia y Venezuela. Con el abrebocas de la captura de dos criminales colombianos que fueron detenidos y entregados a nuestra Policía en el país vecino, en la frontera ocurrirá la cita de la cual se supone salgan resultados positivos para la tranquilidad de ambos países.Desde el 2005 no se daban esos encuentros, pese a los graves hechos que han ocurrido en la zona fronteriza, producidos por la delincuencia de todas las clases posibles. La razón estuvo en las grandes diferencias que se presentaron entre los presidentes Álvaro Uribe y Hugo Chávez, debido precisamente al interés de este último en intervenir en los asuntos internos de Colombia, en especial en lo que tiene que ver con las Farc.Fue sin duda una relación tirante, que llegó hasta la orden de movilizar el Ejército venezolano a la frontera común, e incluyó duras y tensas sesiones de la OEA, Unasur y en cuanta entidad multilateral estuvieran los dos vecinos. Además de la presencia demostrada de las Farc y del ELN y la protección que algunas autoridades reconocidas brindaban a sus más importantes cabecillas que usaban la vecindad para evadir el acoso de las autoridades colombianas, se hablaba siempre del narcotráfico que tiene a Venezuela como una plataforma para distribuir sus productos. La ruptura fue en apariencia superada en la reunión de Santa Marta, entre el presidente Chávez y el recientemente electo como mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos. Desde septiembre de 2010, las relaciones dieron un vuelco y se impuso una calma y un respeto extraño en Chávez aunque tradicional en Santos, quien recibió andanadas verbales de todo calibre cuando se desempeñó como Ministro de Defensa de nuestro país. Ahora se produce la reunión fronteriza, con ingredientes que no pueden ser desconocidos. Se tratará del encuentro con Henry Rangel, quien ha sido acusado de tener relaciones con las Farc, en especial con su hoy jefe máximo. Y se producirá en momentos en que la frontera sigue siendo usada por la guerrilla para escapar de las autoridades colombianas. Así se hayan dado gestos del gobierno venezolano como el haber permitido la captura de ‘Martín Llanos’ y ‘Caballo’ aún no se sabe qué pasará con la extradición de ‘Julián Conrado’, guerrillero detenido hace varios meses. Por supuesto, en la reunión se hablará de asuntos importantes para la tranquilidad común, y, como se dice en el argot diplomático, se estrecharán los lazos de amistad entre los dos gobiernos. Pero a los colombianos debe inquietarles el tipo de información que le será entregada al conocido ministro Rangel sobre temas como la persecución a la guerrilla y la posibilidad de lograr que el gobierno venezolano impida que el territorio de su país siga siendo usado como refugio para la impunidad. Con esas observaciones, es de esperar que la cumbre de ministros de Defensa rinda los frutos que los gobiernos esperan. Que serán posibles en la medida en que se impongan la franqueza y la buena fe como principios rectores del encuentro.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad