Encontrando un rumbo

Octubre 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Estados Unidos y la Unión Europea siguen representando casi la mitad del producto global. China, apenas un 10% y Sudamérica, un 7%. Así las cosas, el foco del análisis debe centrarse en lo que sucede en el mundo desarrollado de Europa y América".

Aunque las primeras previsiones realizadas por el Fondo monetario Internacional sobre el comportamiento económico mundial para el 2013 fueron revisadas a la baja, y lo mismo sucedió con las Naciones Unidas, parce existir cierto optimismo con relación al fin de la recesión en los países desarrollados.Para Kevin Dunning, analista de economía global de la Economist Intelligence Unit (unidad de análisis de la revista británica The Economist): “Hay varias medidas de estímulo fiscal o monetario lanzadas en 2012 que van a hacerse sentir en la economía real en 2013. La emisión de dinero electrónico en Estados Unidos y Reino Unido, la inversión fiscal en China o el recorte de las tasas de interés en países emergentes van a producir un impacto positivo en la economía global”. Todas las proyecciones coinciden en que la zona más dinámica del planeta será nuevamente Asia (6,2% de crecimiento) y que el resto del mundo en desarrollo será un polo de expansión (3,8% en América Latina, 4,8% en África), comparado con el pálido desempeño de los países desarrollados. Estados Unidos y la Unión Europea siguen representando casi la mitad del producto global. China, apenas un 10% y Sudamérica, un 7%. Así las cosas, el foco del análisis debe centrarse en lo que sucede en el mundo desarrollado de Europa y América. Aquí, si bien las previsiones no son tan optimistas, se pueden encontrar algunos indicadores que mejoran el panorama.En Estados Unidos la recesión parece llegar a su fin. Las predicciones de crecimiento oscilan entre el 1,7% y el 2,2%. Eso no es suficiente, pero si mejor que en pasado inmediato. De allí que los temblores que han producido las negociaciones entre demócratas y republicanos en torno al llamado abismo fiscal causen tanta preocupación en la mayoría de países del mundo. Y la misma Unión Europea, pese a la recesión que aún reina en varias naciones, Grecia y España entre ellas, lo mismo que las bajas expectativas de crecimiento para Alemania, parece haber encontrado un punto de equilibrio que permite vislumbrar un futuro más positivo.China está al mismo tiempo embarcada en un proceso de transformación de una economía que crecía en base a exportaciones a otra que depende más de su mercado doméstico. “China ha crecido durante mucho tiempo a más del 9%. La prioridad del nuevo gobierno será avanzar en este cambio estructural sin poner tanto el acento en el crecimiento que se mantendrá entre el 6 y el 8 por ciento”, afirmó la economista china Hong Bo.Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la región crecerá 3,8%, más que el 3,1% de 2012 y que la media mundial del 2,2%, pero menos que el 4,3% de 2011. Para este organismo, el crecimiento estará liderado por Paraguay (8,5%), seguido por Panamá (7,5%), Perú (6%), Haití (6%), Bolivia (5%), Chile (4,8%), Nicaragua (4,5%) y Colombia (4,5%). Así las cosas, el mundo parece estar encontrando un punto de equilibrio económico, en el que aún tendrán que hacer un esfuerzo mayor el bloque de los países con mayor desarrollo relativo.

VER COMENTARIOS
Columnistas