En la recta final

Diciembre 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

A no dudarlo, el de la Justicia será el punto más polémico. Es la clave para conocer qué tanto cederá la sociedad en el propósito de conseguir el final del conflicto. En él está el grado de impunidad que deberán aceptar los colombianos a cambio de la renuncia de las Farc a la violencia y el terror.

Falta un punto de los seis pactados hace casi cuatro años para concluir la negociación que da por terminado el conflicto con las Farc. Los convenios anunciados ayer dan a entender que ese acuerdo final está muy cerca y que Colombia debe prepararse para refrendar y aplicar los compromisos con los cuales cesará uno de los factores de violencia más agudos en la historia nacional.Las víctimas, sus Derechos Humanos, la necesidad de repararlas y saber la verdad, así como el compromiso de no repetir los hechos, son el centro de la negociación, según lo han expresado muchos sectores del país. Calculadas en más de seis millones, esas personas son las que han padecido la destrucción, el desplazamiento y la violación de todos sus atributos como seres humanos y miembros de la sociedad que deberían ser protegidas por el Estado.Por eso, y ante la complejidad del asunto, la negociación sobre el punto cinco demandó la mayor cantidad de tiempo y esfuerzo. 18 meses, múltiples diálogos con quienes fueron escogidos como representantes de ellas y permanentes debates, concluyeron ayer con el compromiso anunciado por las Farc de reconocer sus responsabilidades, ofrecerles disculpas y reparar el daño que les causaron. Y según se desprende de las declaraciones del jefe de la delegación guerrillera, el Estado y la sociedad también asumen obligaciones similares.También se anunció el acuerdo definitivo sobre justicia, que hace algunas semanas fue informado con la presencia en La Habana del presidente Juan Manuel Santos. Ahora se presentaron los 75 puntos que fueron negociados por juristas de ambas delegaciones, los cuales contienen la aplicación de la justicia transicional, la creación de una comisión especial y la posibilidad de dar tratamiento especial a los crímenes de guerra cometidos por el grupo armado ilegal.A no dudarlo, el de la Justicia será el punto más polémico. Es la clave para conocer qué tanto cederá la sociedad en el propósito de conseguir el final del conflicto. En él está el grado de impunidad que deberán aceptar los colombianos a cambio de la renuncia de las Farc a la violencia y el terror. Según los representantes de los países garantes del acuerdo, está incluida “la creación de un Sistema de Justicia, Reparación y Garantía de no repetición, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad; la Unidad Especial para la Búsqueda de Personas dadas por desaparecidas en razón del conflicto; la Jurisdicción Especial para la Paz y las medidas específicas de reparación”.Para la opinión pública queda la tarea de revisar en detalle los convenios revelados ayer y que han dado pie para afirmar que el acuerdo final está más cerca que nunca. Faltará por definir el punto sexto, el fin del conflicto que implica el cese bilateral del fuego, “la dejación de armas” y las garantías de seguridad, entre otros contenidos. Por eso se debe afirmar que, luego de tres años de esfuerzo civilizado, la negociación con las Farc entró ya en la última recta, con lo cual se espera terminar la violencia irracional que ha vivido Colombia durante cincuenta años.

VER COMENTARIOS
Columnistas