Empezó la campaña

Empezó la campaña

Junio 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La campaña ya empezó. Será una confrontación entre Clinton, quien representa el establecimiento, tiene el respaldo del partido más liberal y cuenta con la bendición del presidente Obama, y el candidato que se inventa a diario formas de ganar audiencia, aprovechando el interés que en los medios de comunicación despertaron su desfachatez, su lenguaje retador, sus frases políticamente incorrectas y su mensaje que alude a la recuperación de los Estados Unidos.

Cinco meses después de iniciadas las elecciones primarias y mucho antes de las convenciones que formalizan el resultado, la carrera por la presidencia de los Estados Unidos se encuentra ya en plena efervescencia. La competencia será entre dos personajes muy conocidos, quienes despiertan sentimientos encontrados. Con el triunfo en California, uno de los Estados más grandes de la Unión, se acabó de formalizar la elección de Hilary Rotmann Clinton, quien tiene toda la experiencia posible. Su trayectoria es reconocida, ha escalado todos los cargos del poder, además de ser la esposa del expresidente y exgobernador Bill Clinton, lo que le brindó la posibilidad de estar cerca al gobierno y sus secretos. Con esa experiencia, la candidata demócrata, primera mujer con posibilidades de ser presidenta de la primera potencia mundial, ganó la mayoría de los delegados a la convención de su partido. Aunque su rival, Bernie Sanders, piensa participar hasta la última de las elecciones primarias, ya se sabe que se adherirá a la campaña de Clinton. "Voy a hacer todo lo que esté en mi poder para asegurarme de que Donald Trump no se convierta en presidente de Estados Unidos", es la expresión de Sanders, suficiente como para disipar cualquier duda. Al frente estará Donald Trump, quien con su peculiar personalidad y su discurso populista de derecha, liquidó a sus adversarios por la candidatura del partido Republicano. Tanto así que desde abril, las primarias han sido un mero trámite. Se impuso contra el notablato del partido del elefante, y no obstante la alarma que despiertan sus comentarios racistas, su mal trato a las mujeres, sus propuestas estruendosas y su estilo pendenciero. Trump es todo un fenómeno político. Contra los cálculos de los conocedores fue ganando votaciones, una tras otra, en un partido que empezó con 16 candidatos que nunca pudieron detener al magnate, dueño además de una particular intuición para conseguir el respaldo de quienes en su país están cansados y aburridos de una política plana y sin mayor arraigo. Ahora, quienes al principio lo miraban con desdén empiezan a considerarlo un posible Presidente. La campaña ya empezó. Será una confrontación entre Clinton, quien representa el establecimiento, tiene el respaldo del partido más liberal y cuenta con la bendición del presidente Obama, y el candidato que se inventa a diario formas de ganar audiencia, aprovechando el interés que en los medios de comunicación despertaron su desfachatez, su lenguaje retador, sus frases políticamente incorrectas y su mensaje que alude a la recuperación de los Estados Unidos.Será pues un espectáculo apasionante el que se produzca de aquí al próximo 8 de noviembre. Según las encuestas, la situación es casi de empate, aunque la favorabilidad no es definitiva debido a la particular forma de elección en los Estados Unidos, donde se eligen delegados y no hay votación directa. Será la confrontación entre la tradición política de Hilary Clinton y la insurgencia populista y retadora de Donald Trump, quien hace un año era sólo un empresario.

VER COMENTARIOS
Columnistas