El sistema pensional

Febrero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...ya se sabe que en el mediano plazo, el ahorro generado no alcanzará para satisfacer los nuevos volúmenes de jubilación, lo que implicará un mayor esfuerzo oficial para garantizar el derecho a disfrutar de una pensión".

Como podía esperarse ante la reacción que produjo, el Gobierno Nacional retiró del Plan de Desarrollo el artículo que movía hasta los 65 años para los hombres y 62 a las mujeres la edad para para la jubilación en Colombia. Lo que no puede convertirse en argumento para evadir el debate nacional sobre un asunto vital para los colombianos y para la estabilidad económica de la Nación.El retiro del artículo obedece al oportuno reconocimiento de un error. Nada puede justificar que un asunto tan importante y de tanto contenido social se hubiera colado en un articulito del Plan de Desarrollo, como si los técnicos y ministros que participaron en su elaboración lo consideraran accesorio. O como si alguien quisiera meter por la puerta de atrás un tema que como pocos merece el debate y la discusión abierta, tratando quizás de evitar el debate.El debate debe centrarse en dos aspectos. El primero de ellos es el impacto de la decisión en los derechos a una jubilación y sus consecuencias en las finanzas nacionales. Baste decir que si bien parecía fácil que el Estado asumiera el sistema aplicado hasta hace poco, la prima media administrada por el sistema de seguridad social se constituyó en enemigo de la estabilidad fiscal, debido a los errores de cálculo y al manejo alegre que le dieron los gobiernos. Como consecuencia, más de $22 billones del presupuesto nacional del 2011 se dedican hoy a pagar las pensiones.Hoy existe un sistema combinado donde Fondos Privados administran los ahorros de los cotizantes, mientras lo que era el Instituto de Seguros Sociales acaba de cubrir la demanda de pensiones de personas en proceso de jubilación. Pero ya se sabe que en el mediano plazo, el ahorro generado no alcanzará para satisfacer los nuevos volúmenes de jubilación, lo que implicará un mayor esfuerzo oficial para garantizar el derecho a disfrutar de una pensión.El otro aspecto es el de la edad de retiro y las expectativas de vida. Hoy, los avances científicos y la mejora en las condiciones de vida en Colombia han cambiado el panorama, lo que necesariamente produce un cambio en los cálculos sobre su vida laboral y sobre su capacidad de ahorro hacia el futuro. Así, de lo que se trata no es de defender ‘conquistas laborales’ de aquellas que hicieron reaccionar de manera airada al Vicepresidente de la República, sino de darles tranquilidad a las nuevas generaciones.El sistema pensional es ante todo un ahorro público destinado a atender el futuro de la población. Como tal, debe ser preocupación del Estado garantizar que ese ahorro sea bien manejado, actuando como guardián del interés público. La experiencia anterior, según la cual las arcas oficiales debían responder por el sistema pensional se encontró con la dura realidad de que nunca sería posible, además de prestarse a la manipulación de la politiquería y el incumplimiento permanente. Ese es el debate público que Colombia debe dar sobre su sistema pensional, muy distinto a los afanes de quienes pretendían utilizar un artículo del Plan de Desarrollo para lograr su aprobación.

VER COMENTARIOS
Columnistas