El rompecabezas de España

El rompecabezas de España

Junio 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"En el momento más decisivo de su historia reciente, España se juega el futuro, quizá como nunca en estos 40 años sucesivos a la dictadura franquista. Los caminos que esperan van desde quedarse en el pasado hasta saltar al vacío. El pueblo tiene la última palabra. Y sus dirigentes, las razones para que ese mismo pueblo no caiga en la equivocación".

A dos semanas de la nueva cita en las urnas del 26J, la puja por el poder en España mantiene abiertas todas las posibilidades. Incluso, la peor de ellas: que la interinidad siga siendo la constante, con todos sus efectos sobre la vida de millones de ciudadanos ávidos de soluciones.Las encuestas reflejan esa situación de estrechas diferencias que obligarían a alianzas, hasta ahora imposibles para los partidos tradicionales, en el intento de cerrar paso a Podemos y su fenómeno populista que con sus costosas consecuencias conoció Europa en el siglo pasado. Hoy, Podemos, aliado con Izquierda Unida, es la segunda colectividad en preferencias, dicen los estudios de opinión. Lo que, aparte de significar ponerse a corta distancia del seguro más votado, el Partido Popular, PP, obtiene lo que en verdad quieren Pablo Iglesias y sus copartidarios: relegar al histórico Partido Socialista Obrero Español, Psoe, para ocupar su lugar.Los días que restan para las elecciones serán escenario de idas y vueltas en pos de dar vuelta a la tortilla. Algunas de esas cartas se destaparon el pasado lunes, cuando Mariano Rajoy, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera estuvieron en el único debate televisivo.Las estrategias ya son claras, lo que no necesariamente traduce que sean definitivas. La de Rajoy será esperar a que la situación del Psoe se haga tan angustiante que no pueda tomar camino distinto que el de formar una coalición sin participación en los Ministerios para abrir paso a un gobierno que evite el advenimiento de una ‘España venezolana’, la del populismo.El Psoe quiere echar mano para despertar viejos sentimientos, ante el escaso carisma y poca emoción que despierta Pedro Sánchez. Sólo que la sociedad española aplica más a mirar al frente que a detenerse en el espejo retrovisor. Tarde o temprano, el que fuera el partido más fuerte de España tendrá que aceptar un papel secundario.Unidos Podemos juega a varias bandas, menos la del PP. Si esa coalición sale segunda, invitará al Psoe a que se quede como parte de una alianza que con los votos de nacionalistas vascos, por ejemplo, se hará al derecho de gobernar a su país. Pero si los partidos tradicionales se juntan para derrotarlo, Iglesias y los suyos ya habrán hecho carrera para el futuro, con alta representatividad en la política nacional y corporaciones europeas.Ciudadanos es el comodín, aunque ya se sabe que nunca se aliará con Podemos. La independencia de Albert Rivera ha pasado más de una prueba frente a los guiños tanto del gobierno como de la oposición. Quien quiera ganar deberá contar con la decisión de aquellos que, con él a la cabeza, han traído un discurso fresco y de anticorrupción a España.En el momento más decisivo de su historia reciente, España se juega el futuro, quizá como nunca en estos 40 años sucesivos a la dictadura franquista. Los caminos que esperan van desde quedarse en el pasado hasta saltar al vacío. El pueblo tiene la última palabra. Y sus dirigentes, las razones para que ese mismo pueblo no caiga en la equivocación.

VER COMENTARIOS
Columnistas