El relevo democrático

El relevo democrático

Enero 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Ayer iniciaron su gestión la Gobernadora del Valle, los alcaldes de los 42 municipios que conforman nuestro Departamento y sus concejales. Se produce así el relevo con el cual se renueva de manera formal y democrática la administración de los asuntos públicos".

Ayer iniciaron su gestión la Gobernadora del Valle, los alcaldes de los 42 municipios que conforman nuestro Departamento y sus concejales. Se produce así el relevo con el cual se renueva de manera formal y democrática la administración de los asuntos públicos. La llegada de la doctora Dilian Francisca Toro se produce en momentos de particular inquietud acerca del Departamento como entidad llamada a liderar las soluciones para los vallecaucanos. La causa fundamental de esa inquietud está en el dominio ejercido durante muchos años por el clientelismo que reparte cuotas de poder entre los grupos políticos y distancia cada vez más al ciudadano de sus instituciones regionales. Producto de esa ruptura es la frondosa y en muchos casos inútil burocracia que carga el Valle; es la quiebra de entidades como la Industria de Licores del Valle y la crisis de sus rentas, golpeadas por la apatía y los manejos poco claros; es la ruina que atraviesa la red hospitalaria en toda su extensión, de la cual el Hospital Universitario del Valle es emblema de la ineficacia en la defensa de un servicio público vital para la sociedad y para la formación de profesionales en salud. Enderezar el rumbo del que fuera el Departamento líder de Colombia es el encargo que recibe la doctora Toro. Su elección indiscutible se produjo con un número de votos en blanco jamás alcanzado en el Valle y por un resultado a favor de sus competidores más importantes, que no puede ser desconocido. Es el llamado al cambio que los electores vallecaucanos le hacen a su nueva mandataria. En cuanto a las alcaldías, es necesario referirse de manera particular a la llegada del empresario Maurice Armitage a la de Cali. Como la capital del Departamento y como la tercera ciudad en población del país, sus problemas y soluciones han requerido un ejercicio parecido al que necesita el Valle para devolverle su importancia y su capacidad de gestión.La administración pública de Cali ha venido siendo transformada en los últimos cuatro años de manera importante, rescatando su capacidad financiera y operativa. Ese resultado es de gran significación, por cuanto le devuelve autonomía al gobierno local y ha servido para ofrecer soluciones que antes parecían remotas y hasta imposibles. Hoy, la posibilidad de recuperar esa capacidad de gestión se ha transformado en realidad. Y si bien quedan desafíos grandes dentro del gobierno y en la capacidad de entidades como Emcali y Metrocali para afrontar los retos, con los resultados del pasado 25 de octubre se abrió el camino para que el nuevo Alcalde y su equipo profundicen la transformación que demanda la ciudad, así como para atacar los problemas sociales, el gran compromiso de Armitage.Hoy se inician también los períodos de la Asamblea departamental y de los Concejos municipales. Sus integrantes tienen un mandato claro: ejercer el control político sobre la gestión de los gobernantes. De los diputados y concejales dependerá el rescatar esa función para la cual fueron elegidos, o continuar con las costumbres que le han restado credibilidad a unas entidades llamadas a ser voceras de la voluntad ciudadana.

VER COMENTARIOS
Columnistas