El Papa pide perdón

El Papa pide perdón

Julio 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Francisco mostró también el propósito de la enmienda de su Iglesia, al pedir “la gracia de llorar, la gracia de que la Iglesia llore y repare por sus hijos e hijas que han traicionado su misión.” Y dijo: “Ante Dios y su pueblo expreso mi dolor por los pecados y crímenes graves de abusos sexuales cometidos por el clero contra ustedes y humildemente pido perdón. También les pido perdón por los pecados de omisión por líderes de la Iglesia que no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por aquellos que fueron víctimas del abuso”.

Valor, propósito de la enmienda y deseo de reparar a las innumerables víctimas de la pederastia practicada por prelados y líderes de la Iglesia Católica, es el mensaje que dejó el papa Francisco en la homilía pronunciada el pasado lunes antes seis de esas innumerables personas que han sufrido ese siempre repudiable acto de barbarie contra la niñez.Fue un acto valeroso porque por primera vez un Papa reconoce la culpa de la Iglesia y en su nombre pide perdón por los hechos que han sido callados o escondidos a través de la historia. Aunque el destape y el castigo a los depredadores fue iniciado por su antecesor, Benedicto XVII. “Esta es mi angustia y el dolor por el hecho de que algunos sacerdotes y obispos hayan violado la inocencia de menores y su propia vocación sacerdotal al abusar sexualmente de ellos. Es algo más que actos reprobables. Es como un culto sacrílego porque esos chicos y esas chicas le fueron confiados al carisma sacerdotal para llevarlos a Dios, y ellos los sacrificaron al ídolo de su concupiscencia”, dijo Francisco. Con lo cual no deja duda alguna sobre su condena y el reconocimiento de lo que era un secreto a voces.Es claro que esos crímenes fueron cometidos por una minoría del clero, por lo cual no hay lugar a las generalizaciones. Pero tampoco cabe la duda sobre el daño que le causaron a la Iglesia Católica y a la fe de muchos de los creyentes a través de la historia, quienes debieron guardar silencio. Como lo expresó el Papa en la homilía que pronunció en la Domus Santa Marta: “Sé que esas heridas son fuente de profunda y a menudo implacable angustia emocional y espiritual. Incluso de desesperación. Muchos de los que han sufrido esta experiencia han buscado paliativos por el camino de la adicción. Otros han experimentado trastornos en las relaciones con padres, cónyuges e hijos. El sufrimiento de las familias ha sido especialmente grave ya que el daño provocado por el abuso, afecta a estas relaciones vitales de la familia”.Francisco mostró también el propósito de la enmienda de su Iglesia, al pedir “la gracia de llorar, la gracia de que la Iglesia llore y repare por sus hijos e hijas que han traicionado su misión.” Y dijo: “Ante Dios y su pueblo expreso mi dolor por los pecados y crímenes graves de abusos sexuales cometidos por el clero contra ustedes y humildemente pido perdón. También les pido perdón por los pecados de omisión por líderes de la Iglesia que no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por aquellos que fueron víctimas del abuso”.Después de este gesto no puede quedar duda sobre el cambio que el Papa Francisco le trajo a la Iglesia Católica. Es el propósito de enmendar errores que le restan credibilidad a la institución llamada a propagar el mensaje de Cristo. Un mensaje que en muchas ocasiones parece olvidado, dando paso a abusos inaceptables. Por eso, el Prelado expresó: “Y por favor, recen por mí para que los ojos de mi corazón siempre vean claramente el camino del amor misericordioso, y que Dios me conceda la valentía de seguir ese camino por el bien de los menores”.

VER COMENTARIOS
Columnistas