El Oriente Medio, otra vez

El Oriente Medio, otra vez

Noviembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"En estos 5 días sangrientos Israel ha hecho uso de su derecho a la autodefensa. Lo ha hecho con el uso de la fuerza, el único argumento que el terrorismo reconoce y acepta. Y debe esperarse que lo haga con mayor intensidad si Hamás no comprende que sus actos de terror tan sólo generarán mayores sufrimientos a la población palestina bajo su control".

Otro conflicto sangriento ha comenzado en el ya eterno diferendo palestino-israelí. Durante 5 días unos y otros se han empeñado en un bombardeo mutuo, causando devastación y muerte. Y pese a su similitud con ocasiones anteriores, hay esta vez nuevos factores que deben ser tenidos en cuenta para comprender lo que allá sucede. La toma del poder en Egipto por los Hermanos Musulmanes, cuya postura ha sido favorable al movimiento terrorista Hamas, que tiene el control de la franja de Gaza, y que ha abierto la frontera sur de ese territorio, es uno de ellos. La evolución de la guerra civil en Siria, con la radicalización del gobierno contra Israel es otro. Y el fortalecimiento nuclear de Irán, enemigo jurado del Estado judío, el tercero. En otras palabras, Israel se ha visto acorralado en una región inestable y teme, con razón, por su seguridad y la de sus habitantes.Si a ello le agregamos que la Franja de Gaza se encuentra en manos de un movimiento terrorista, que no reconoce la autoridad gubernamental de Palestina de Al Fattah, como tampoco al Estado de Israel, reconoceremos las dificultades por las que pasa el gobierno de ese país y sus temores ante el peligro que representan los militantes de Hamás, dueños de un enclave territorial, con apoyos externos y miles de fanáticos dispuestos a inmolarse por lo que consideran una “causa justa”.Es claro que las provocaciones han partido de Hamás, al lanzar misiles contra ciudades y pueblos israelíes, incluyendo Jerusalén y Tel Aviv, en una escalada de terrorismo como no sucedía hace décadas. Esos actos, que causan daño indiscriminado, no pueden considerarse como una respuesta legítima al bloqueo impuesto a la población de Gaza, con todo y lo condenable que ha sido.En estos 5 días sangrientos Israel ha hecho uso de su derecho a la autodefensa. Lo ha hecho con el uso de la fuerza, el único argumento que el terrorismo reconoce y acepta. Y debe esperarse que lo haga con mayor intensidad si Hamás no comprende que sus actos de terror tan sólo generarán mayores sufrimientos a la población palestina bajo su control. De hecho, ya cayó su jefe militar, Ahmed Jabari, en el marco de la operación ‘Pilar defensivo’, lanzada por Israel. Además, barcos de guerra israelíes han disparado decenas de proyectiles contra blancos cuidadosamente escogidos, en los que se presume se esconden los dirigentes de Hamás. Estos no pueden ni siquiera salir a las calles.Como es natural, la comunidad internacional propende por evitar el sufrimiento de los civiles en medio de un conflicto de estas dimensiones. Pero el derecho a la defensa de un Estado bajo amenaza terrorista no puede ser desconocido. Y aunque se comprenden las exhortaciones al combate por los defensores, tampoco pueden aceptarse excesos como lo expresado por el ministro del Interior, Eli Yishai, quien dijo a un diario de su país que el objetivo de la operación era "devolver a Gaza a la Edad Media. Sólo entonces Israel estará en calma durante 40 años".Bajo estas circunstancias es de esperarse que el conflicto en Gaza se acentúe, en detrimento del pueblo palestino y de Israel.

VER COMENTARIOS
Columnistas