El nuevo Procurador

Enero 18, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Ante el desafío que representa la corrupción, está más que clara cuál es la orientación que espera la Nación del nuevo Procurador".

Con un discurso que hizo énfasis en la lucha contra la corrupción tomó posesión de su cargo el nuevo procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez. Su hoja de vida y sus antecedentes como dirigente político hacen pensar en que es posible cumplir el compromiso de ejecutar las labores que le asigna la Constitución, y con el anhelo de los colombianos de separar a la Institución de la política partidista.La Procuraduría viene de ocho años en los cuales estuvo en el ojo de la polémica nacional. El doctor Alejandro Ordóñez causó un gran impacto por sus actuaciones en la persecución a los males que afectan el manejo de los asuntos públicos y el respeto a los derechos de los ciudadanos. La suya se recordará como una época en la cual fueron sancionados centenares de servidores públicos pero en la cual se produjo una gran embestida contra esa facultad, en especial, cuando se aplica a personajes como los miembros del Congreso y al Alcalde de Bogotá. También será conocida por la dura confrontación del hoy exprocurador contra la política de paz del Gobierno Nacional, en especial contra las negociaciones y el acuerdo final con las Farc. Puede decirse entonces que durante los últimos ocho años la Procuraduría tuvo una alta vinculación con la política, producto de lo cual es la posible candidatura del doctor Ordóñez a la Presidencia de la República. Su papel será recordado también por el involucramiento de la entidad en polémicas y luchas de poder que están frescas en la memoria de los colombianos.La llegada del doctor Carrillo fue producto de los acuerdos alcanzados en la coalición de gobierno. Como tal, no es un secreto su relación próxima al gobierno actual comoquiera que fue su embajador en España. Esa característica está en su discurso de posesión, en el cual aparece de manera clara el compromiso del nuevo Procurador con el proceso que se lleva a cabo con las Farc para la terminación del conflicto.Ante el desafío que representa la corrupción, está más que clara cuál es la orientación que espera la Nación del nuevo Procurador. Sumado a la impunidad y la inexplicable falta de respuesta contra ella, así como el poder del clientelismo de todo orden, ese mal es el gran enemigo del Estado y de la credibilidad de los ciudadanos en él. Para combatirlo nació la Procuraduría en la Constitución de 1991, y dotada de atribuciones y herramientas que hoy son más necesarias que nunca.Además del compromiso de desarrollar las muchas actividades a las cuales aludió en sus palabras, el nuevo Procurador también hizo énfasis en su propósito de sacar a la Entidad del debate político y de la polarización que vive el país. Por eso, cumplir ese objetivo, dedicar la Procuraduría al cumplimiento estricto de las funciones que le asignan la Constitución y las leyes y devolverle la credibilidad y las funciones como vigilante del interés común y de la decencia en el manejo de los asuntos públicos, serán los factores y las actividades a través de las cuales los colombianos juzgarán la labor del doctor Fernando Carrillo en los próximos cuatro años.

VER COMENTARIOS
Columnistas