¿El nuevo Irán?

¿El nuevo Irán?

Septiembre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Lo más importante sucedió en el propio Irán, cuando el líder supremo, el ayatolah Alí Jamenei, instó a la influyente Guardia Revolucionaria del país a que se mantenga alejada de la política y que no se oponga a la diplomacia.

El presidente electo de Irán, Hassan Rouhani, dijo que su país nunca construirá armas nucleares. De ser cierto, será el primer paso en firme para despejar los problemas que dejó a su nación el radicalismo encarnado en su antecesor.Rouhani también destacó, en una entrevista con la cadena estadounidense NBC, que tenía completa autoridad para negociar con Occidente sobre el controvertido programa de enriquecimiento de uranio de Teherán.Tales afirmaciones tienen un hondo significado, pues es la primera vez que una voz autorizada de ese país se refiere al tema del armamento nuclear de manera directa. Siempre se ha afirmado que desarrollan un programa de energía nuclear con propósitos pacíficos, pero también se ha evadido, hasta ahora, la consideración sobre el probable establecimiento de un programa de armamento atómico.Pocas horas antes de esa entrevista, el gobierno iraní liberó a un grupo de prisioneros políticos, entre los que se encuentran la destacada abogada de derechos humanos, Nasrin Sotoudeh y el exviceministro de Relaciones Exteriores, Mohsen Aminzadeh. Esta liberación era una promesa de campaña del nuevo Presidente y su cumplimiento también entraña perspectivas positivas.Adicionalmente, en la entrevista con la cadena estadounidense añadió que cree que los iraníes tienen el derecho de hablar y pensar libremente y tener pleno acceso a la información en internet, siempre y cuando esté en consonancia con la identidad y la moral de Irán. Aunque exista la salvedad relacionada con la “identidad” y moral, este tipo de declaraciones, combinada con la liberación de los presos políticos, muestra que el presidente Rouhani parece dispuesto a pasar de las palabras a los hechos, que es lo que el mundo espera.Pero lo más importante sucedió en el propio Irán, cuando el líder supremo, el ayatolah Alí Jamenei, instó a la influyente Guardia Revolucionaria del país a que se mantenga alejada de la política y que no se oponga a la diplomacia. También es relevante saber que el líder supremo de Irán, respaldó formalmente al nuevo presidente del país, Hassan Rouhani, en una ceremonia en Teherán. Rouhani tomará posesión de su cargo en el Parlamento iraní el domingo. El mandatario dijo que su gobierno trabajará para mejorar la economía y levantar las sanciones internacionales que pesan por el controvertido programa nuclear.Como es sabido, esta guardia es el Consejo de ayatolahs chiítas que son los verdaderos detentadores del poder en el país. Rouhani nunca fue su candidato favorito, y tal perece que ellos han entendido que no pueden oponerse constantemente a la voluntad popular.Todos estos hechos, ocurridos en los últimos días, resultan beneficiosos para el futuro del Medio Oriente, que hoy atraviesa por circunstancias azarosas. Como ellos se han producido luego de las amenazas de usar la fuerza en contra de Siria -un estrecho aliado de Irán- y previo a la visita del presidente Rouhani a las Naciones Unidas, tan solo se espera que no sean globos lanzados para distraer la atención y se conviertan en realidades en los días por venir.

VER COMENTARIOS
Columnistas