El nuevo Gobernador

Julio 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"El primer desafío del nuevo Gobernador será entonces devolverles a los vallecaucanos la credibilidad en su Gobierno Departamental como intérprete respetuoso de la voluntad popular y de los mandatos legales. De demostrar que por encima de los compromisos adquiridos con los grupos y partidos que lo apoyaron estará siempre el deber de servir a la región y a sus habitantes"...

Ayer, el Valle eligió a su nuevo Gobernador en un proceso que si bien no contó con una caudalosa asistencia, dejó a Ubeimar Delgado Blandón como su ganador incuestionable. Para él empieza el compromiso de recuperar al Departamento de su crisis y devolverle la credibilidad que destruyeron los malos gobiernos y las trampas.Fue una jornada electoral atípica, precedida por el descubrimiento de lo que parece una organización criminal construida para defraudar la voluntad popular. En primer lugar, porque se produjo a siete meses de otra, la cual se frustró por la destitución del elegido entonces. En segundo término, porque debió realizarse tras una breve campaña de dos meses. Además, la participación ciudadana fue reducida por el desastre que las malas administraciones y el clientelismo produjeron en el Departamento. Producto de esa debacle fue la pérdida de credibilidad en la política, lo que llevó a incrementar el voto en blanco y la abstención. Con ello, los vallecaucanos demostraron su hastío con las costumbres perversas que han desviado el manejo de los asuntos públicos de su comarca. Fue su manera de reclamar un viraje en la dirección de los destinos departamentales, hoy perdidos en la maraña construida por la corrupción y el abuso de quienes han entendido los triunfos electorales como la licencia para disponer a su arbitrio del patrimonio público, desconociendo los mandatos de la democracia. El primer desafío del nuevo Gobernador será entonces devolverles a los vallecaucanos la credibilidad en su Gobierno Departamental como intérprete respetuoso de la voluntad popular y de los mandatos legales. De demostrar que por encima de los compromisos adquiridos con los grupos y partidos que lo apoyaron estará siempre el deber de servir a la región y a sus habitantes, devolviéndole el decoro que se ha ido diluyendo en las componendas que hicieron posible la construcción de un régimen nefasto y amoral.Para ello deberá contar con la colaboración de las agrupaciones políticas y los líderes que respaldaron su aspiración. Porque en ellos también está la responsabilidad de devolverle la vida que le robó el clientelismo al Departamento, lanzándolo a las tinieblas del desprestigio, del cuestionamiento moral y de la ruina económica. Por eso, y entendiendo que la negociación es la base de la política, ya no es tiempo de reclamar cuotas burocráticas y tajadas de poder, sino de aportar con generosidad para volver a ser el Valle grande y pujante que les servía a todos sus habitantes sin distingo alguno. En ese propósito, la labor que inicia el Gobernador elegido empezará por restaurar las finanzas del Departamento y desarticular lo que se conoce como el cartel de las demandas que no dan respiro. Pero también tendrá que reducir su administración para sintonizarla con sus capacidades reales y su obligación de prestar servicios eficientes a los ciudadanos.Eso lo debe conocer el exsenador Ubeimar Delgado, quien cuenta con una larga experiencia en el ejercicio de la política Los vallecaucanos ya dieron su veredicto electoral. A partir de ahora, de él dependerá que nuestro Valle vuelva a ser el Departamento líder que pensaba en el bien común y representaba a todos los vallecaucanos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad