El mundo de Trump

El mundo de Trump

Enero 02, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El escenario internacional para este 2017 tendrá denominador común. Se llama Donald Trump, quien luego de su victoria como presidente parece dispuesto a cambiar el rumbo de los Estados Unidos y del planeta.

El escenario internacional para este 2017 tendrá denominador común. Se llama Donald Trump, quien luego de su victoria como presidente parece dispuesto a cambiar el rumbo de los Estados Unidos y del planeta.A su llegada a la Casa Blanca, el hombre de negocios deberá enfrentar dos tormentas políticas heredadas de su antecesor. La primera de ellas es la expulsión de 35 diplomáticos rusos como respuesta inicial a la intervención del gobierno de Vladimir Putin en las elecciones que ganó el magnate. El desafío es enorme. Así Trump guarde silencio y dé a entender su intención de mantener relaciones amables con Putin, le es imposible ocultar que este intervino en un asunto vital para los Estados Unidos, así sea a favor del hoy presidente. Y que si no hay claridad, los estadounidenses, empezando por el Partido Republicano, le exigirán que despeje las dudas sobre su posición.El otro asunto caliente es Israel. La abstención del gobierno de Barack Obama en una resolución de la ONU que condenó a ese país por los asentamientos en Palestina, es otro reto directo. Y así Trump dé orden de echar para atrás esa posición, arriesga a mostrar a su país como dubitativo en el escenario del Oriente Medio donde se juega gran parte de la geopolítica mundial.Allí están Siria con su guerra interminable, Iraq y su inestabilidad, Irán con su afán por establecer su hegemonía en la región, el Estado Islámico con su obsesión por mantener un califato. Y claro, Rusia como el gran jugador que aprovecha las fisuras y las dudas de Occidente para poner su bota en la zona.Y crece la expectativa sobre lo que hará frente a la República Popular China. La clave será el anuncio reiterado de regresar al proteccionismo comercial y la decisión de castigar a los inversionistas americanos que desplacen sus industrias de los Estados Unidos hacia el exterior.Además, tendrá que despejar las inquietudes sobre su insistencia en que Japón y Corea del Sur deben entrar en una carrera nuclear. O cómo actuará ante las amenazas de Corea del Norte.En cuanto a Europa, Trump tendrá que aclarar su posición sobre la Otan, el gran aliado de los Estados Unidos para contener a la Unión Soviética y ahora, las pretensiones zaristas de Putin. Y deberá dilucidar lo que hará para ayudar a Gran Bretaña en su salida de la Unión Europea.Después, mucho después, están México y los anuncios en campaña de Trump sobre severos controles a la inmigración. Y los inmigrantes, tema sensible para sus vecinos latinoamericanos que no parecen existir en la agenda del nuevo mandatario.Así mismo están en cola las respuestas del nuevo gobernante a Venezuela y a los países que durante más de una década han tratado de imponer el socialismo siglo XXI en lo que su antecesor Ronald Reagan llamó ‘el patio trasero de los Estados Unidos’. Y estará a la expectativa el apoyo que le dará a los esfuerzos de paz en Colombia. Son pues muchos los asuntos que podrán cambiar cuando el empresario presidente empiece su labor al frente del país más poderos del mundo. Ojalá, su gestión mire también las necesidades de la humanidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas