El momento crucial

editorial: El momento crucial

"Se llega entonces a uno de los puntos más críticos: la necesidad de suspender la circulación de los 1.350 buses y busetas que transitan por la ciudad y le quitan 300.000 usuarios al MÍO. Para ello, el Gobierno Nacional acaba de liberar el 3,5% de la tarifa, que antes se dedicaba a la construcción de los patios, para que se destine a la chatarrización de esos buses y busetas".

El momento crucial

Septiembre 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Se llega entonces a uno de los puntos más críticos: la necesidad de suspender la circulación de los 1.350 buses y busetas que transitan por la ciudad y le quitan 300.000 usuarios al MÍO. Para ello, el Gobierno Nacional acaba de liberar el 3,5% de la tarifa, que antes se dedicaba a la construcción de los patios, para que se destine a la chatarrización de esos buses y busetas".

Luego de nueve años de lucha y pese a las dificultades que aún subsisten, el Sistema de Transporte Masivo de Cali, MÍO, es ya una realidad incontrastable que necesita el apoyo de todos. En ese propósito, la decisión del Gobierno Nacional de inyectarle recursos es el espaldarazo definitivo para acabar de consolidar el proyecto de desarrollo urbano más importante en la historia de la capital vallecaucana. La buena noticia es la aprobación del documento Conpes que asignó $95.000 millones para la construcción de los dos patios talleres y permitió la reprogramación de $156.000 millones con los cuales se construirán las estaciones faltantes y el resto de las vías troncales. Con ello se podrá completar el 12% de la infraestructura faltante, y se superan factores que afectan la rentabilidad y la eficiencia del sistema, así como varios de los inconvenientes más graves para la prestación del servicio.Pero el factor más importante está en las dificultades para poner a rodar el total de los 921 vehículos que constituye la flota del MÍO. Múltiples inconvenientes como la falta de recursos que presentan los operadores y que se originan en gran parte en la competencia del sistema tradicional, han hecho que el transporte masivo opere solo con 650 vehículos, produciendo los problemas que afectan a los usuarios en términos de frecuencias, demoras e incomodidades. Y amenazan su estabilidad, en la medida en que no ha sido posible llegar al flujo de usuarios que requiere para alcanzar su punto de equilibrio.Se llega entonces a uno de los puntos más críticos: la necesidad de suspender la circulación de los 1.350 buses y busetas que transitan por la ciudad y le quitan 300.000 usuarios al MÍO. Para ello, el Gobierno Nacional acaba de liberar el 3,5% de la tarifa, que antes se dedicaba a la construcción de los patios, para que se destine a la chatarrización de esos buses y busetas. Lo que demanda la decisión política de la Administración Municipal, además de la colaboración del sistema financiero que permita hacer efectivos los $90.000 millones que fueron liberados, con lo cual se podrá financiar la compra de los vehículos para su chatarrización.Todo lo anterior indica que esta semana ha sido definitiva para encontrar las salidas que necesita el Sistema de Transporte Masivo más desarrollado de Colombia, en lo cual ha tenido gran protagonismo el respaldo incondicional del presidente Juan Manuel Santos. Pero quedarán faltando decisiones políticas y administrativas del Gobierno Municipal, así como el esfuerzo adicional de los operadores que hasta ahora han sido factor fundamental en lograr que el proyecto llamado a trasformar la ciudad sea la realidad palpable que vemos en las calles de Cali. El MÍO dejó de ser un sueño y es hoy un hecho innegable que está cambiando la vida urbana de nuestra ciudad. Pero todavía le falta resolver problemas de gran importancia para llegar a ser la empresa que todos esperamos. Es un momento crucial en el que tenemos que aportar todos, desde los Gobiernos Nacional y Municipal, pasando por los operadores hasta el último de los usuarios. Las noticias de estos días dan a entender que las soluciones son posibles.

VER COMENTARIOS
Columnistas