El MÍO, sin reversa

Octubre 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Cali puede decir con orgullo que el MÍO sigue avanzando como una realidad que no tiene reversa

Con la modificación de las rutas de transporte público colectivo que empezará a aplicarse a partir del próximo fin de semana, se declara de manera oficial la culminación de la operación del Sistema de Transporte Masivo, MÍO. Con lo cual no sólo se da un paso más para organizar la movilidad de Cali, sino que se debe empezar a concretar la transformación de su vida urbana para adecuarla a las nuevas realidades.Según el Secretario de Tránsito Municipal serán canceladas 30 rutas de buses que transitaban por la Avenida Pasoancho, con lo cual se evitará la competencia al MÍO. Así mismo las 114 rutas de transporte colectivo en toda la ciudad serán modificadas. Y aunque se critica la falta de acciones para comunicar a los usuarios los cambios que operarán en su beneficio, es de esperar que se logre remediar la falencia una vez entre en plena vigencia el cambio anunciado.Sorprende que se anuncie también la culminación de la etapa en la cual se retiraron 2.600 buses, cumpliendo con largueza las metas. Una buena noticia, pues ello supera las 1.863 unidades que se habían establecido en principio, lo que indica que el sistema de transporte avanza con decisión, así se presenten dificultades. Ahora es necesario que los operadores dispongan de los medios necesarios para atender la demanda de pasajeros que implica el inicio de la segunda fase del proyecto.Lo importante es también garantizar el flujo de pasajeros que se requiere para tener el equilibrio financiero del sistema. Para ello es indispensable combatir la competencia que significa el transporte pirata de todo tipo que abunda en las calles de la ciudad así como asegurar la llegada del MÍO a todos los sectores de la capital vallecaucana. La entrega de la llamada troncal de Aguablanca aún demora un año, por lo cual es necesario incrementar el servicio del Sistema a los habitantes del Oriente, aunque sea de manera provisional. Como es urgente concluir las terminales y talleres que están pendientes.Como puede observarse, son muchos los elementos que aún faltan por terminar para hablar de un Sistema verdaderamente integrado. Entre esos elementos está también la necesidad de reconocer los aportes que han realizado hasta ahora las empresas operadoras y estar dispuestos a evaluar sus esfuerzos, para que puedan recuperar el equilibrio financiero y los beneficios que les ofrecieron al momento de adjudicarles los respectivos contratos. Parte principal será llegar al número de pasajeros que aseguren ese equilibrio, que se conseguirá si ellos mismos, como propietarios de las empresas de buses, intensifican el retiro de los vehículos que le hacen competencia al nuevo sistema. Pero Cali puede decir con orgullo que el MÍO sigue avanzando como una realidad que no tiene reversa. Y que su llegada ha servido para marcar la transformación que reclama una urbe de más de dos millones de habitantes que presenta serios problemas en su movilidad. La paciencia, el diálogo y la perseverancia en el propósito serán las herramientas para lograr los frutos que se esperan del Sistema de Transporte Masivo.

VER COMENTARIOS
Columnistas