El espaldarazo de la ONU

El espaldarazo de la ONU

Enero 27, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Muchas bondades tiene la decisión de la ONU. Además del espaldarazo rápido y unánime al esfuerzo de Colombia para conseguir el acuerdo, significa que la entidad no tendrá presencia militar. Es decir, que se confiará en la Fuerza Pública colombiana como único cuerpo armado y se reconoce la vigencia en todo el territorio nacional.

El pasado lunes, la Organización de Naciones Unidas le dio un gran espaldarazo a la negociación que se lleva a cabo en La Habana. Con una aprobación unánime de los integrantes del Consejo de Seguridad, se produjo uno de los pasos más importantes en un proceso en el cual debe construirse una base de confianza para llegar a feliz término. Como dice la resolución de la ONU, se trata de ratificar el respaldo a las negociaciones y de reconocer la voluntad de llegar a un acuerdo para terminar el conflicto. Por ello, la organización declara su disposición de intervenir en condiciones especiales en las cuales sus delegados cumplirán el trascendental papel de garantizar la entrega de armas y el alto el fuego.Por su claridad e importancia para comprender lo acordado en la ONU, es necesario reproducir en su integridad el punto dos de la resolución: “Decide también que la Misión será una misión política, integrada por observadores internacionales desarmados, que se encargarán de vigilar y verificar la dejación de las armas y formará parte del mecanismo tripartito que vigilará y verificará el cese del fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo, de conformidad con el Comunicado Conjunto, y que comenzará todas las actividades de vigilancia y verificación, con Io que empezará a contar el periodo de 12 meses tras la firma del Acuerdo Final de Paz por el Gobierno de Colombia y las FARC-EP”. La decisión está tomada. Por supuesto, falta llegar al acuerdo final entre las delegaciones del Gobierno y las Farc, que incluye la creación de las zonas en las cuales se hará la concentración de los integrantes del grupo guerrillero. Ya se sabe que esas zonas no serán vedadas a las instituciones, y que desde hace varios meses se instaló una subcomisión para definir el desarme de la cual hacen parte oficiales y miembros activos de la Fuerza Pública. De allí debe salir el esquema general de lo que debe ser la desmovilización y la entrega o dejación de armas, los insumos con los cuales deberá trabajar la misión creada por el organismo internacional.Muchas bondades tiene la decisión de la ONU. Además del espaldarazo rápido y unánime al esfuerzo de Colombia para conseguir el acuerdo, significa que la entidad no tendrá presencia militar. Es decir, que se confiará en la Fuerza Pública colombiana como único cuerpo armado y se reconoce la vigencia en todo el territorio nacional. Y que, además de tener una duración limitada y ser financiada por la comunidad internacional, no tendrá facultades para intervenir en asuntos distintos a los que se le han encomendado.La decisión de la ONU indica también que el proceso con las Farc ha entrado en una etapa casi irreversible. Son tres años y seis meses de trabajo que están llegando a un momento en el cual ya no es posible pararse de la mesa de negociación. Además de la firma sobre el acuerdo final y de los trámites para aplicar la resolución del Consejo de Seguridad, quedará faltando la decisión de la Justicia sobre las reformas constitucionales y legales que se han propuesto. Después vendrá el veredicto de los colombianos sobre su refrendación.

VER COMENTARIOS
Columnistas