El dolor de México

Noviembre 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...los asesinados en Guadalajara, la segunda ciudad del país, preocupan especialmente a las autoridades. No por su novedad, pues las cifras indican que en esta ciudad, en los últimos 5 años se ha alcanzado la cifra de mil muertes asociadas a los carteles de la droga, sino porque se teme que haya sido escogida como el nuevo escenario de la acción de las grandes bandas armadas de narcotraficantes en el marco de su accionar terrorista".

El pasado 24 de noviembre las autoridades mexicanas encontraron los cuerpos de 26 cadáveres abandonados en camionetas en plena zona central de la ciudad de Guadalajara.Estos cuerpos, de jóvenes asesinados por asfixia, se suman a 35 más hallados en el balneario de Veracruz, presuntamente producto de la guerra entre carteles mexicanos de la droga, con lo que la violencia del narco ya no se limita a las zonas norteñas, en ciudades como Monterrey, Ciudad Juárez y el estado de Taumalipas, sino que se ha extendido a todo el territorio nacional.Pero los asesinados en Guadalajara, la segunda ciudad del país, preocupan especialmente a las autoridades. No por su novedad, pues las cifras indican que en esta ciudad, en los últimos 5 años se ha alcanzado la cifra de mil muertes asociadas a los carteles de la droga, sino porque se teme que haya sido escogida como el nuevo escenario de la acción de las grandes bandas armadas de narcotraficantes en el marco de su accionar terrorista. En Guadalajara ha existido una actividad de narcotráfico evidente, desde hace años, pero que no se manifestaba con balaceras a diario como sucede en otras partes de la República mexicana.Además, el hallazgo en plena vía pública coincide con la realización de la Feria del Libro más importante de América Latina. Es un gesto simbólico, un reto a las autoridades en el que se quiere mostrar que los narcos mexicanos tienen el poder suficiente para derrotar al Estado.Y los datos asustan. Desde diciembre de 2006, cuando Felipe Calderón inició la guerra contra el narco, la cifra es espeluznante. De acuerdo con el Gobierno Federal, hasta 2010 la cifra de muertos fue de 34 mil 612 y del primero de enero de 2011 hasta el fin de abril del mismo año se calcula que la cifra aumentó en 4 mil 741 muertos, dando un total hasta abril de 2011 de 39 mil 353. En lo que va del año esta cifra ha mostrado una tendencia sostenida al aumento, esparciéndose por todo el territorio nacional.La conclusión obvia es que México está asediado por el terrorismo y que a esta guerra le faltan al menos dos componentes esenciales para que el Estado pueda devolverle la tranquilidad y la seguridad a los mexicanos. La depuración de la Policía y la manifestación ciudadana de inconformidad con el terrorismo.Hace poco se reveló que en una estación de Policía de Ciudad Juárez, los narcos habían mantenido a dos secuestrados retenidos en la cárcel de esa dependencia. Este hecho mostró el grado de corrupción que se vive en el interior de la Policía mexicana, cuya convivencia con los delincuentes ha sido proverbial.Pero también ha faltado acción ciudadana que respalde a sus instituciones legítimas y condene a los delincuentes. Tal vez el dolor de los asesinados en Guadalajara haga entender a los mexicanos que la violencia del narcotráfico no se cosa de los 'norteños', que se puede observar por televisión, sino que es una amenaza real para toda la sociedad. Como sucedió en Colombia, sin la indignación de los ciudadanos y su manifestación activa de apoyo, esta lucha contra el narcoterrorismo no podrá llegar a buen puerto.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad