El desafío de Corea del Norte

Marzo 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Ese remoto país de la península coreana, regido por déspotas fanáticos de imprevisibles reacciones, se encuentra hace años bloqueado y ha sido sujeto de varias sanciones, pese a lo cual continúa desarrollando su arsenal nuclear y constantemente pone en peligro la paz en el extremo Oriente y en el mundo.

Hace pocos días el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas endureció las sanciones contra Corea del Norte por haber realizado tres pruebas nucleares en el mes de febrero. El voto fue unánime, después de que se llevaron a cabo negociaciones entre Estados Unidos y China, el aliado tradicional de Pyongyang. La resolución refuerza las medidas diseñadas para evitar que Corea del Norte importe materiales para su programa nuclear y dificulta que el Gobierno traslade fondos en el exterior. Para quien ha seguido la escalada nuclear de este país, el cambio significativo tiene que ver con el apoyo de China a la resolución de las Naciones Unidas, lo que permite albergar algunas esperanzas de que este enorme peligro para el mundo logre ser desactivado.Pues la verdad es que ese remoto país de la península coreana, regido por déspotas fanáticos de imprevisibles reacciones, se encuentra hace años bloqueado y ha sido sujeto de varias sanciones, pese a lo cual continúa desarrollando su arsenal nuclear y constantemente pone en peligro la paz en el extremo Oriente y en el mundo.Aparte de la nueva postura China, también llama la atención el lenguaje agresivo con el que Norcorea desafía al mundo. “La prueba atómica fue conducida como parte de las medidas para proteger nuestra seguridad nacional y soberanía contra la hostilidad temeraria de Estados Unidos que viola los derechos de nuestra república para el lanzamiento pacífico de un satélite”, aseguró el régimen de Kim Jong-un, el misterioso heredero de la dinastía comunista.La reacción de Pyongyang a las sanciones de la ONU ha sido desmedida: en anuncio hecho por la agencia norcoreana de noticias estatales, dice que el Norte está cancelando todos los pactos de no agresión con el Sur, además de cerrar el paso principal en la frontera. Afirmó que estaba notificando al Sur el corte “inmediato” de la línea telefónica de emergencia Norte-Sur y amenazó con agredir con armas nucleares a Estados Unidos en una salida de tono inusitada.El senador Robert Menéndez, quien preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, dijo que Corea del Norte sabe el costo que implica cualquier ataque. “No creo que el régimen de Pyongyang quiera suicidarse, pero debe saber que ese sería el resultado de un ataque contra los Estados Unidos", afirmó.Tal vez este giro de la tensión en la península coreana es lo que ha llevado a Beijing a cambiar su postura de apoyo a Corea del Norte. Para la analista Yuwen Wu “es un desafío muy grande para China, es una dificultad”, y agrega que “por un lado tiene que condenar el ensayo, China quiere ser vista como una potencia responsable, pero por otro lado no creo que China quiera que Corea del Norte vea su reacción como un fin de la ayuda y de la amistad”, dice.Así, el fiel de la balanza pasa por China, que no parece dispuesta a meterse en dificultades por causa de las rabietas de un aliado irresponsable. Todo depende de que en efecto respete las sanciones y apriete a Pyongyang. De lo contrario la perspectiva es una guerra desastrosa para la humanidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad