El debate de los ceros

El debate de los ceros

Febrero 28, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Una propuesta del Fiscal General de la Nación despertó el debate dormido y varias veces repetido de quitarle tres ceros a los billetes que emite el Banco de la República, lo que no significa reducirle el valor al peso colombiano. A partir de ese momento, hasta el Gobierno se comprometió a presentar un proyecto de ley a finales de este mes, comoquiera que esa es una facultad del Legislativo.

El Fiscal sugiere que con ello se combatirán en forma inmediata las caletas de dinero en efectivo que la delincuencia mantiene en la geografía nacional, lo que, en principio, la hace atractiva en un país donde abundan organizaciones de ese estilo. Aunque es conocido que el efectivo es el medio para pagar todo tipo de transacciones, nadie sabe cuántas de esas caletas son ni qué monto almacenan. Lo que sí debe quedar claro es que esos billetes son legales así sus dueños no respeten la legislación o cometan ilícitos para conseguirlos.

También es preciso aclarar que si bien la idea tiene sentido, es imposible castigar a los millones de colombianos que mantienen efectivo por muchas razones. Entre las más importantes está el evitarse el incómodo impuesto del cuatro por mil que fue creado para superar la crisis financiera de hace veinte años y hoy es parte importante de los ingresos que recauda la Nación.

Ahora bien, la idea de acabar con los tres ceros ha sido propuesta al Congreso por lo menos en cinco ocasiones anteriores y en todas ha sido derrotada. Y aunque los economistas y funcionarios que van desde el Presidente de la República como cabeza del Gobierno hasta el presidente del Banco Emisor como representante de la autoridad monetaria han expresado cientos de opiniones y han dado a conocer estudios sobre la materia, muy poco se ha hecho para explicarle al ciudadano del común el beneficio que obtendrá con la que parece ser una medida trascendental.

La razón de las derrotas está basada ante todo en que no existen razones de peso para tomar la medida. Aunque nuestros billetes tienen tres ceros más que las monedas más duras y sería ideal igualarlos a ellas, no hay motivos serios o de alarma que obliguen a aplicar una medida que según el Gerente del Banco de la República puede costarle a Colombia hasta $800.000 millones y deberá ser aplicada por lo menos en los próximos tres años a partir del momento en que sea aprobada. Y que obligaría a realizar aproximaciones en los precios, lo cual afectaría ante todo a los bolsillos de los compradores de bienes y servicios.

Queda una última razón y es que, al parecer, esa es una de las exigencias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico para permitir el acceso de nuestro país a ese club constituido por las economías más desarrolladas del Planeta. Si así fuera, el debate debe darse a la mayor brevedad para que el Congreso tome la decisión. De lo contrario, lo que se está produciendo parece más una cortina que desvía la atención de problemas más graves y profundos como el desempleo, la desigualdad y la falta de oportunidades para millones de colombianos.


VER COMENTARIOS
Columnistas