El año de la Unidad

Agosto 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Producto de ese propósito fue la Unidad Nacional. Para adelantar sus iniciativas en el Congreso al Presidente le bastaba la mayoría conseguida por los partidos que acompañaron su candidatura. Pero él prefirió convocar al consenso alrededor de los temas que reclaman soluciones. El resultado ha sido por demás satisfactorio para sus propuestas, así como para su gobierno al que consiguió librar de los inconvenientes que significa depender de uno o dos partidos con gran poder para gestionar cuotas a cambio de votos.

Doce meses después de iniciar su mandato, el presidente Juan Manuel Santos obtiene el reconocimiento y la favorabilidad de los colombianos por su gestión. Y aunque existen graves problemas, el país ha recibido con confianza el interés del mandatario por construir un consenso para enfrentar los retos de la Nación.Producto de ese propósito fue la Unidad Nacional. Para adelantar sus iniciativas en el Congreso al Presidente le bastaba la mayoría conseguida por los partidos que acompañaron su candidatura. Pero él prefirió convocar al consenso alrededor de los temas que reclaman soluciones. El resultado ha sido por demás satisfactorio para sus propuestas, así como para su gobierno al que consiguió librar de los inconvenientes que significa depender de uno o dos partidos con gran poder para gestionar cuotas a cambio de votos.Ese cambio en la política nacional implicó el tener legislaturas de una productividad poco frecuente en la historia legislativa. A través de él fue posible sacar adelante iniciativas que, como la ley de tierras y la de víctimas, auguraban un tránsito difícil en el Congreso. No fue así. Aunque hubo discusiones, algunas promovidas por el expresidente Álvaro Uribe, la contundencia de las votaciones aprobatorias demostraron que lo de la Unidad Nacional era algo más sólido que un simple pacto político.En el plano internacional, el presidente Santos usó sus dotes de político para darle un vuelco dramático a las relaciones de Colombia con los vecinos: reactivó los lazos diplomáticos con el Ecuador de Rafael Correa que aún se duele por la operación contra alias Raúl Reyes durante la cual era ministro de Defensa. Y reconstruyó la relación con la Venezuela de Hugo Chávez, quien lo llenó de injurias cuando como ministro denunció la política agresiva del excoronel contra nuestro país y la protección que les ofrecía a las Farc y el ELN. Hoy no está claro si los cabecillas de esas organizaciones están aún resguardados en territorio venezolano. Pero hay otro ambiente, distante de las arengas y el intervencionismo del líder del Socialismo Siglo XXI.Y en el plano económico, Colombia sigue registrando tasas de crecimiento importantes, pese a desastres como el de la temporada invernal que causó daños enormes, a los continuos escándalos de corrupción, algunos de los cuales fueron denunciados por el propio mandatario, y a que la pobre infraestructura vial sigue siendo enemiga del desarrollo. Es el resultado de la confianza lograda por la Política de Seguridad Democrática que empezó el expresidente Uribe y Santos ha sabido continuar, así aparezcan críticas, casi todas interesadas en generar una confrontación partidista.La duda sobre la gestión del Presidente puede estar en el deterioro de la seguridad, reconocida incluso por él. El crecimiento de las acciones de la guerrilla, el incremento de la delincuencia en las zonas urbanas y la persistencia de las bandas criminales, son hechos que causan críticas a la labor del Gobierno que empezó hace un año.Para bien de Colombia, la gestión del presidente Santos y de su gobierno ha sentado bases para pensar que la Unidad Nacional es un camino posible para lograr los cambios que espera la Nación.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad