Diálogos y violencia

Junio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"La Comisión de la Verdad es un mecanismo reconocido en casi todos los procesos que como el nuestro han pretendido terminar con conflictos entre un Estado y un grupo que desconoce su autoridad y legitimidad. En ese orden, es bienvenido como herramienta que sin ser vehículo para la impunidad sirva para saber la verdad que reclaman las víctimas, y para evitar que se repitan los hechos que han ocasionado daños, en muchos casos irreparables".

Al concluir el ciclo número 37 de los diálogos en La Habana se dio a conocer el acuerdo de las partes para la creación de la Comisión de la Verdad, el segundo avance concreto de los últimos meses en la negociación para terminar el conflicto con las Farc. Mientras tanto, los actos del grupo armado ilegal siguen concentrados en causar daño y amedrentar a los habitantes del Suroccidente colombiano y del Pacífico, donde miles de personas vuelven a sentir el flagelo del terrorismo indiscriminado.La entidad que anunció el comunicado conjunto leído por el delegado de Cuba, país garante de los diálogos, tendrá como nombre completo Comisión para el Esclarecimiento de La Verdad, la Convivencia y la No Repetición, y será “un mecanismo independiente e imparcial de carácter extrajudicial”. Según lo explicó el jefe de la delegación del Gobierno, es un acuerdo para esclarecer la verdad sin que lo que en ella se declare tenga efectos judiciales que suplanten la obligación de responder por los crímenes que se hayan cometido por las Farc.La Comisión es un mecanismo reconocido en casi todos los procesos que como el nuestro han pretendido terminar con conflictos entre un Estado y un grupo que desconoce su autoridad y legitimidad. En ese orden, es bienvenido como herramienta que sin ser vehículo para la impunidad sirva para saber la verdad que reclaman las víctimas, y para evitar que se repitan los hechos que han ocasionado daños, en muchos casos irreparables. De acuerdo con el acto legislativo que creó el Marco Jurídico para La Paz, se deberá desarrollar mediante una ley de la República.De acuerdo con las declaraciones del doctor Humberto de La Calle, la Comisión se constituirá una vez se logre un acuerdo final con las Farc, y se supone que será después de que los colombianos refrenden lo pactado. También es claro que su autonomía será definitiva, tanto como la respetabilidad y la imparcialidad de sus integrantes. Se tratará entonces de establecer la verdad de lo ocurrido en cincuenta años de violencia, mas no de juzgar o eximir a las Farc de sus responsabilidades por hechos que deben ser objeto de los tribunales de justicia. Ese es, a grandes rasgos, el segundo de los acuerdos logrados en los últimos nueve meses de diálogos en La Habana. Mientras tanto, y en razón a que las Farc levantaron su tregua unilateral, los habitantes del Pacífico vuelven a padecer las voladuras de torres de energía que durante días dejan a oscuras a Buenaventura, Tumaco y regiones enteras del departamento del Cauca. Así mismo, soportan el ataque aleve a municipios como López de Micay, El Charco, Guapi y el mismo Tumaco, ocasionando un desplazamiento de proporciones lamentables. Es el terrorismo indiscriminado contra poblaciones remotas que les queda a las Farc como argumento para mostrar su poder de destrucción, pero también para proteger las rutas por donde mueven las drogas ilícitas. Es allí donde debe estar la Fuerza Pública, para anticiparse como lo está haciendo en muchas ocasiones al propósito de los grupos armados que encuentran en la violencia el argumento para tratar de imponer sus criterios, mientras defienden sus negocios ilícitos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad