Del dicho a los hechos

Del dicho a los hechos

Mayo 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Para evitar el debate eterno que no conduce a encontrar la verdad, ya va siendo hora de que los organismos de control y vigilancia, así como la Fiscalía General y la jJusticia empiecen a precisar las responsabilidades sobre Reficar".

Varios meses lleva el país sumido en los pormenores del aparente descalabro que sufrió en la construcción de la Refinería de Cartagena, Reficar. Para evitar el debate eterno que no conduce a encontrar la verdad, ya va siendo hora de que los organismos de control y vigilancia, así como la Fiscalía General y la Justicia empiecen a precisar las responsabilidades.El último de los debates se llevó a cabo en el Senado de la República el pasado martes. Allí hicieron uso de la palabra los miembros de la oposición, los integrantes de la bancada oficialista, la Procuraduría y la Contraloría. Las expresiones que se pronunciaron abarcan desde la acusación de ser el peor evento de corrupción en la historia de Colombia hasta las explicaciones de por qué hubo sobrecostos más no desfalcos, y cómo hará Ecopetrol para recuperar los valores pagados sin justa causa al contratista.El Contralor General de la República amplió las denuncias que ha venido realizando acerca de los malos pasos dados por la empresa CB&I, encargada de la construcción de la monumental refinería, una de las más complejas del mundo. Multiplicación de los costos, excesos de compras hasta por el 200% de lo presupuestado, pagos a proveedores que sobrepasaron los cálculos, y un deficiente control en la ejecución, fueron algunas de las afirmaciones del doctor Edgardo Maya. Por su parte, el Presidente de Ecopetrol y quien fue parte de la junta directiva de Ecopetrol y de Reficar, afirmó que no hubo corrupción generalizada en la ejecución del proyecto, aunque reconoció que pudo presentarse en contratos aislados, y reconoció las falencias que llevaron a multiplicar el costo final de la refinería. A su vez, ratificó que en concepto de quienes representaban al Gobierno no era aconsejable detener la construcción porque sería peor el descalabro, asegurando que ya se puso en marcha la reclamación para que le sean devueltos a Ecopetrol y a la Nación los valores pagados sin justificación.Por supuesto, también se escucharon las palabras de la oposición y el llamado a pedir cuentas ante lo que no tiene otra forma de llamarse que un enorme descalabro, así el presidente Juan Manuel Santos haya afirmado en una entrevista radial que lo ocurrido en Reficar fue producto de la mala planificación: “Se pensaba que iba a costar 3 mil o 4 mil millones, y resultó costando 8 mil millones. Pero no es que esos 4 mil millones se los hayan robado, porque hoy está la refinería funcionando muy bien y esa refinería le está aportando al país”, dijo el Primer Mandatario.Todo lo conocido hasta ahora lleva a solicitar que se definan ya las responsabilidades sobre lo ocurrido en la construcción de Reficar. Y que se les diga a los colombianos si esa inversión, una de las más cuantiosas en toda nuestra historia, está produciendo los ingresos y beneficios que de ella se esperaban. Ya se han dado los debates, y aunque no debe detenerse la búsqueda de la información que sea pertinente y necesaria, ahora es el momento de sacar las conclusiones y actuar para recuperar el patrimonio nacional que se ha embolatado en los contratos de la refinería.

VER COMENTARIOS
Columnistas