Del caos y la esperanza

Julio 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...Las obras avanzan, aunque por tramos parezca lo contrario. Algunas van a ritmo acelerado, otras esquivando los obstáculos que se presentan. De las 21 megaobras proyectadas, hoy hay 13 andando que se desarrollan en 22 frentes de trabajo...".

Entre la irritación por el caos y la esperanza por el futuro. Así están los caleños frente a las obras que se adelantan en la ciudad. Cali tiene sus calles intervenidas, el camino hacia el desarrollo de la capital del Valle para recuperar el atraso y transformarse en ciudad moderna. Es el progreso tantas veces aplazado que se hace realidad. Así lo entienden los ciudadanos que con paciencia lo apoyan y aceptan. A ellos hay que responderles. Las obras avanzan, aunque por tramos parezca lo contrario. Algunas van a ritmo acelerado, otras esquivando los obstáculos que se presentan. De las 21 megaobras proyectadas, hoy hay 13 andando que se desarrollan en 22 frentes de trabajo. Hasta abril pasado el recaudo por valorización sumaba $218.981 millones, la cuarta parte de los $869.920 que deben recogerse en un plazo de siete años y medio. Una muestra de la aceptación y el compromiso de los caleños hacia el que es el más ambicioso plan de desarrollo urbano en los últimos tres lustros.Según la Secretaría de Infraestructura y Valorización Municipal, las obras de la primera fase presentan un avance de entre el 30% y el 55%, y tienen como plazo de entrega el mes de abril de 2012, tiempo que aseguran se va a cumplir. La Ciudadela Educativa Nuevo Latir fue la primera en inaugurarse y se han puesto al servicio algunas calles del norte y del sur de la ciudad que hacen parte del paquete inicial de 130 kilómetros de vías que se están rehabilitando. Falta mucho por hacer y las incomodidades, sobre todo en materia de movilidad, seguirán por meses. Es el precio que paga la ciudad por apostarle a su recuperación y modernización.Los pendientes son varios. El mayor problema ha estado en la compra de predios para obras como la prolongación de la Avenida Circunvalar entre carreras 60 y 83. De las 336 propiedades que se deben adquirir, hay 77 negociadas, 6 demolidas, 67 en prenegociación y 60 con las que se va a empezar el trámite. Con las restantes aún no se han hecho contactos. La inquietud es si no le pasará a Cali lo que ha ocurrido con la Malla Vial del Valle, que presenta un retraso de siete años en su entrega por la imposibilidad de negociar los predios que permitan su continuidad. La ciudad sigue así mismo a la espera de la decisión que se tomará sobre los vestigios del Puente Ortiz original encontrados en las excavaciones para el hundimiento de la Avenida Colombia. Un tema polémico que obligó la intervención del Ministerio de Cultura. Por fortuna ya se decidió cómo se hará su remoción y dónde serán llevadas, resolviendo un problema causado porque el Gobierno Municipal no actuó a tiempo, como tampoco lo hizo en la compra de predios y en la socialización de algunas obras.Más allá de las incomodidades, del caos vial, de las improvisaciones y de las dudas que se han generado, el apoyo de la gente hacia las megaobras sigue firme. Que así continúe depende de que se cumplan los plazos, se garantice la transparencia de los procesos y la calidad de las obras, y se mantenga informada a la ciudadanía. Los caleños saben que es la apuesta más importante para la ciudad desarrollada en la que quieren vivir.

VER COMENTARIOS
Columnistas