Decisión tomada

Decisión tomada

Marzo 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La medida tomada por el parlamento regional de Crimea de convocar a un referendo para el próximo 16 de marzo, en el que se decidirá si la península permanece como parte de Ucrania o se une a la Federación rusa, es la última gota de agua que colma el vaso de la desmembración del país. Con una mayoría de población de origen ruso y el ejército y la armada de esa potencia como respaldo, el resultado de ese referendo resulta previsible.

Los últimos acontecimientos en Ucrania indican que el peligroso juego de controversias, declaraciones altisonantes, alerta de amenazas, movimientos de tropas y palabras de grueso calibres, está próximo a terminar.La medida tomada por el parlamento regional de Crimea de convocar a un referendo para el próximo 16 de marzo, en el que se decidirá si la península permanece como parte de Ucrania o se une a la Federación rusa, es la última gota de agua que colma el vaso de la desmembración del país. Con una mayoría de población de origen ruso y el ejército y la armada de esa potencia como respaldo, el resultado de ese referendo resulta previsible.La intervención rusa en Crimea ha sido considerada por la Organización del Atlántico Norte, Otan, como la amenaza más grave para la seguridad de Europa desde la Guerra Fría. Por su parte, la exsecretaria de Estado de Estados Unidos Hillary Clinton fue más allá, dando a entender que las justificaciones ofrecidas por Putin a las acciones en Crimea recordaban a “lo que hizo Hitler allá por los años 30” cuando el líder nazi invadió Checoslovaquia con la excusa de que la población de origen alemán era maltratada.Putin, el nuevo zar, ha ripostado señalando que el nuevo gobierno ucraniano es fruto de un “golpe de Estado”, en el que participaron fuerzas de extrema derecha, que añoran el nazismo y otras que arruinaron la economía de Ucrania. “Depusieron a la fuerza a un Presidente elegido democráticamente” dijo, Rusia está haciendo lo que es legítimo, al defender a los ciudadanos rusos que viven en Crimea.El presidente de Estados Unidos firmó el jueves una orden que autoriza sanciones contra "individuos responsables por actividades que socaven el proceso democrático o las instituciones en Ucrania; amenazando la paz, la seguridad, la estabilidad, la soberanía o la integridad territorial” del país. Mientras tanto, los rusos siguen con el juego de declaraciones al tiempo de se toman a Crimea con su ejército y su fuerza naval.Para que se entienda con claridad: Rusia está dispuesta a invadir Ucrania y ya comenzó a hacerlo. La Unión Europea y Estados Unidos, por su parte, no parecen estar interesados en hacer mucho más que emitir declaraciones altisonantes y nadie está haciendo nada eficaz para apoyar al nuevo gobierno ucraniano.Para comenzar, debe saberse que la economía Ucraniana está en bancarrota y requiere de una ayuda inmediata por 35 mil millones de euros. Ni Europa ni Estados Unidos, “el policía del mundo libre”, han dicho una sola palabra al respecto, ni adoptado medida alguna que indique su voluntad de acudir al rescate, pese a que por ese país circula el 30% del gas de consume la Unión Europea.Como tampoco tomarán medida alguna para detener el ejército ruso que ya se encuentra en Ucrania. Putin lo sabe, y por eso parece dispuesto a consumar la toma de la nación rebelde. Más aún cuando Alemania, la voz cantante de Europa, depende del gas de su vecino incómodo y no tiene interés en involucrarse en otra guerra por “razones estratégicas”. Este acto de matoneo sentará un grave precedente para la paz mundial.

VER COMENTARIOS
Columnistas