De regreso a la realidad

Agosto 26, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Aunque algunas personas como el Vicepresidente de la República afirman que los problemas se han superado y otros anuncian acuerdos entre los futbolistas y los clubes sobre las abultadas deudas, no se conoce aún un informe serio y confiable sobre el contenido de ese acuerdo y sobre las finanzas de los equipos que participarán en la Liga Postobón".

Luego del Mundial Sub 20 donde se lució Colombia, el fútbol colombiano debe volver a la realidad el próximo domingo, cuando se inicie el campeonato del segundo semestre. Es el regreso de una actividad donde los protagonistas son los equipos profesionales y los graves problemas que arrastran por años reclamando soluciones. La buena noticia es la transformación de los escenarios de las seis sedes en las cuales tuvo lugar el torneo mundial. Casi $300.000 millones de recursos oficiales fueron invertidos para dotar a las ciudades sedes de una infraestructura de última generación que desatrasa al país. Además, y quizás lo más importante, llegó también la filosofía Fifa de la sana convivencia que no necesita de vallas y grandes dispositivos de seguridad para separar las canchas de las tribunas: es la confianza en que los asistentes no invadirán el terreno y respetarán las reglas de juego. Con lo cual se puede lograr el regreso de los verdaderos aficionados, alejados hoy por la violencia que ronda al fútbol profesional en Colombia.Así ocurrió en el Mundial. Si bien la Policía Nacional montó un dispositivo de seguridad que la máxima rectora del fútbol orbital se llevó para repetirlo en sus próximos eventos, los colombianos dieron ejemplo y no se produjo un solo incidente. La primera prueba será entonces si ese espíritu de concordia se mantendrá y las temibles barras bravas serán capaces de mantener la compostura, la única forma de preservar los estadios y de impedir que regresen las mallas metálicas.La noticia regular es el mal estado económico de casi todos los equipos, que sin duda debió agudizarse por la parálisis de más de dos meses. Aunque algunas personas como el Vicepresidente de la República afirman que los problemas se han superado y otros anuncian acuerdos entre los futbolistas y los clubes sobre las abultadas deudas, no se conoce aún un informe serio y confiable sobre el contenido de ese acuerdo y sobre las finanzas de los equipos que participarán en la Liga Postobón. Y la más grave dentro de las noticias es la enigmática situación del América de Cali. Tras un acuerdo entre la antigua Corporación propietaria de sus derechos deportivos, el Municipio y algunos particulares, nació el Nuevo América. Pero nació sin recursos aunque con un elevado patrimonio retórico, donde el Alcalde de la ciudad se comprometió a rescatarlo. Nada de eso ocurrió, y por el contrario los problemas económicos se agudizaron en tanto aparecían circunstancias confusas que afectaron los bolsillos de los deportistas y sus derechos. Hace poco se anunció la desaparición del Nuevo América, la retoma del poder por la antigua corporación y la aparición de un inversionista, Capital Factor, que le inyectaría los recursos necesarios para sacar adelante la institución. Pero poco se sabe de esa entidad, de su capital, de su procedencia o de sus socios. Todo es un misterio que debe ser aclarado cuanto antes para saber si la solución es viable y termina la agonía de una institución con historia en Cali. No vaya a ser que la propuesta desemboque en otro fracaso y la ‘mechita’ acabe sus días en la ruina o en manos poco recomendables.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad