De pobres a buenos clientes

De pobres a buenos clientes

Febrero 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

(...) “hay más dinamismo económico en América Latina que en los países de origen de las multinacionales”, lo que parece confirmarse con las altas cifras de la inversión extranjera y la rentabilidad que percibe.

La crisis financiera internacional aún está distante de terminar. Sus consecuencias, una de las cuales ha sido la contracción de los mercados en el mundo desarrollado, han creado una paradoja al permitir a las multinacionales europeas y norteamericanas encontrar en los consumidores de América Latina, otrora el Tercer Mundo, a sus mejores clientes.Eso es lo que indica una investigación de la BBC de Londres. Según ese medio, los ejemplos abundan: el banco español Santander, por ejemplo, que en el 2011 vio reducidas sus ganancias en un 35%, obtuvo más del 50% de ellas por sus operaciones en el mercado latinoamericano, incluyendo venta de activos en Colombia. Colgate, a su vez, informó que en el último trimestre de 2011 sus ganancias operativas crecieron 14% en América Latina mientras caían 11% en Norteamérica. Lo mismo sucedió con Nokia y la firma italiana Telecom.Los gerentes de las multinacionales han notado un aumento de la capacidad de consumo del cliente latinoamericano, debido al crecimiento del 3,2% del PIB en la región, íntimamente ligado al aumento de los precios de los ‘commodities’, o bienes de baja inversión tecnológica, como materias primas agropecuarias, petróleo, carbón o cobre, todos ellos de producción abundante en los países de América Latina.Según una encuesta de la firma PwC entre unos 1.200 gerentes generales de multinacionales en los cinco continentes, las empresas de América Latina esperan crecer aún más en este lado del mundo. Para ellos, en los países latinoamericanos encuentran más protección a sus operaciones a la vez que menos competencia.El caso del Banco Santander es sintomático: afectado con dureza por la crisis del euro en España, hoy apenas el 10% de sus utilidades las recolecta en su país de origen mientras más del 50% de ellas proceden de los países latinoamericanos. Algo similar sucede con Citigroup de Estados Unidos, y Telefónica, también de España.Para Gilmar Masiero, experto de la Universidad de São Paulo “hay más dinamismo económico en América Latina que en los países de origen de las multinacionales”, lo que parece confirmarse con las altas cifras de la inversión extranjera y la rentabilidad que percibe. Así el fenómeno no sea igual en toda la región, esta realidad también habla de las oportunidades que pierden los empresarios latinoamericanos al no aprovechar los negocios que se presentan.Es el caso del sector financiero: de acuerdo con el Banco Mundial, aunque la banca latinoamericana goza de buena salud gracias a los controles estatales, las entidades crediticias no hacen lo que debieran. “Ellos prestan poco y cobran mucho, financian de manera desproporcionada el consumo individual versus la producción empresarial y son tacaños a la hora de otorgar hipotecas”.En otras palabras, el mismo salvavidas que los consumidores latinoamericanos están lanzando a las multinacionales, podría ser empleado por las empresas del subcontinente si actúan distinto y tienen en cuenta las realidades del desarrollo latinoamericano.

VER COMENTARIOS
Columnistas