De nuevo las dudas

Noviembre 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Situaciones graves como la aparición de 45.00 votos anulados en la elección de gobernador indican también que algo anormal pudo haber sucedido en el proceso de conteo de los sufragios depositados el pasado domingo para elegir el mandatario departamental".

Cuando se pensaba que la jornada electoral del domingo había transcurrido en forma tranquila, el Valle amaneció ayer estremecido por denuncias sobre fraudes y disturbios en varios municipios. Siendo normal que la inconformidad con los resultados generen protestas de los afectados, lo ocurrido tiene características de gravedad extrema y demandan la actuación de las autoridades electorales para despejar las dudas. El caso más grave es el de los escrutinios sobre la Gobernación del Valle. Basado en hechos como la súbita suspensión de los resultados por una supuesta caída del sistema en la Registraduría Nacional del Estado Civil. De pronto cambiaron las cifras, y a ello se sumaron hechos anormales ocurridos en varios municipios, según la denuncia del candidato liberal, Jorge Homero Giraldo, quien ha afirmado de manera categórica la existencia de un fraude que cambió los resultados a favor de Héctor Fabio Useche, candidato del Movimiento de Inclusión y Oportunidades, MIO. Su aseveración ha sido respaldada por el presidente de su partido, Rafael Pardo, quien en carta dirigida al Consejo Nacional Electoral y al Registrador Nacional reclama el traslado inmediato a Bogotá “de toda la votación, así como de todos los documentos electorales que fueron utilizados en el departamento del Valle”. Situaciones graves como la aparición de 45.00 votos anulados en la elección de gobernador indican también que algo anormal pudo haber sucedido en el proceso de conteo de los sufragios depositados el pasado domingo para elegir el mandatario departamental. Son pues síntomas de que algo extraño ocurrió en las elecciones del pasado domingo en el Valle, ratificados por las acusaciones del jefe del liberalismo sobre la conformación de los jurados y la existencia de fraudes de distintas características en muchos municipios, además de anormalidades como las ocurridas en Jamundí, donde se dieron de baja 13.000 cédulas de ciudadanía o se cambió la localidad de su inscripción.De otra parte, en Yumbo, municipio sobre el cual existieron grandes inquietudes desde el momento en que se inició la campaña, se presentaron graves disturbios la noche del domingo. La causa es idéntica: dudas sobre el conteo de votos y acusaciones sobre posibles manipulaciones en los documentos electorales, expresadas por el candidato de las Autoridades Indígenas de Colombia, quien perdió con el representante del Partido Verde. Por fortuna, la oportuna intervención de la Policía impidió que la movilización organizada por el candidato perdedor terminara en hechos peores. A juzgar por las denuncias, puede estar repitiéndose lo ocurrido en las elecciones para el congreso realizadas el pasado 14 de marzo de 2010. Es decir, el Valle vuelve a estar en medio del escándalo causado por unas elecciones donde los controles son frágiles y están expuestas a las organizaciones dedicadas a la trampa. Y la Gobernación queda en entredicho, afectada su elección por sospechas y acusaciones serias, en tanto se producen desórdenes por idénticas causas. ¿Hasta cuándo los vallecaucanos deberán padecer la estigmatización originada en la política mal entendida y peor ejercida?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad