De nuevo, la interinidad

De nuevo, la interinidad

Abril 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

(...)nuestra comarca sigue padeciendo las consecuencias de haber entregado la Gobernación al grupo de Juan Carlos Martínez y Juan Carlos Abadía, vestido con ropajes distintos como el PIN o el MIO o el MPU, pero con el mismo contenido. Volverá el Departamento a padecer el estigma de la interinidad y de la sospecha.

Luego de la suspensión del gobernador, causada por encontrar a Héctor Fabio Useche como responsable de un detrimento patrimonial de $40.000 millones en la Industria de Licores del Valle, ILV, el gobierno del Valle vuelve a la interinidad. Y empieza un nuevo desgaste en sus instituciones, causado por la forma en que se ha utilizado la elección popular de los mandatarios regionales. Con distintos matices, la historia se repite. La suspensión se origina en hechos sucedidos cuando Useche fungía como Secretario de Salud del también suspendido y luego destituido exgobernador Juan Carlos Abadía, e integró la Junta Directiva de la ILV que autorizó la entrega de millones de botellas de aguardiente a su distribuidor, en calidad de promoción.El suspendido mandatario alega que él no asistió a la reunión donde se autorizó tal operación, pero la Contraloría lo encuentra responsable por omisión de sus responsabilidades y lo hace solidario de la cuantiosa suma, en compañía de otras 17 personas y entidades, incluido su exjefe Abadía y la distribuidora beneficiada. Ahora, además de su obligación de pagar la sanción, el señor Useche debe dejar su cargo, apenas tres meses después de tomar posesión de él.Y el Valle vuelve a quedar sin Gobernador en propiedad, hasta tanto no se esclarezcan los pasos a seguir. Debe aclarase en primer lugar si la suspensión termina cuando el señor Useche y sus compañeros de sanción paguen la suma estipulada por el organismo de control o si, como lo afirma la contralora Sandra Morelli, él no podrá volver a asumir el cargo para el cual fue elegido; si es necesaria la actuación de la Procuraduría, que sí puede destituirlo por la falta al código disciplinario único. Y, finalmente, si deberán realizarse elecciones en las cuales los vallecaucanos escojan el sucesor de Useche. Es decir, nuestra comarca sigue padeciendo las consecuencias de haber entregado la Gobernación al grupo de Juan Carlos Martínez y Juan Carlos Abadía, vestido con ropajes distintos como el PIN o el MIO o el MPU, pero con el mismo contenido. Volverá el Departamento a padecer el estigma de la interinidad y de la sospecha, mientras no encuentra cómo salir de su ruinosa situación financiera y administrativa. Ya queda claro que la recuperación realizada por el exgobernador Francisco Lourido no pudo ser terminada, aunque sirvió para destapar la olla de lo que se cocinó en el mandato de Abadía, y para detener intentos como el de la ILV y las vigencia futuras, verdaderos atentados contra la ética, la decencia y el buen gobierno. Ahora sigue la necesidad de respaldar al doctor Aurelio Iragorri Valencia, alto consejero de Asuntos Políticos del presidente Juan Manuel Santos.En los encargos similares que desempeñó con anterioridad, el doctor Iragorri ha sido prenda de garantía e imparcialidad política, por lo que debe recibir el apoyo de los vallecaucanos mientras se aclara la situación del Departamento. Pero no deja de ser triste que el nombre de nuestra comarca, otrora líder en Colombia, haya caído tan bajo por culpa de la política mal entendida y la corrupción que carcome sus instituciones de gobierno.

VER COMENTARIOS
Columnistas