Cumbre amenazada

Febrero 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"De pronto, lo que ha sido un foro que tiene más de formalidades diplomáticas, empieza a convertirse en escenario de las confrontaciones que el presidente Hugo Chávez y sus socios han querido entablar con los Estados Unidos".

Con la sorpresa calculada por especialistas en el populismo, Colombia recibió el anuncio de los miembros de la Alianza de Países Bolivarianos, Alba, sobre la posibilidad de que no asistan a la VI Cumbre de las Américas que se realizará en Cartagena. Pueda ser que el sentido común que indica la integración de los pueblos americanos como objetivo principal, supere los intentos de quienes pretenden imponer la división y la discordia. La Cumbre es la reunión de los presidentes y mandatarios de los 35 países miembros de la Organización de Estados Americanos, la OEA. A ella asisten también los representantes de Instituciones regionales como el Banco Interamericano de desarrollo, BID, y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América latina, Cepal, y los llamados Actores Sociales, entidades privadas invitadas por la organización. Ese es el marco acordado por los líderes de América, que hasta ahora ha tenido una cumplida aplicación sin que se produzca la discordia. En ese clima tranquilo han transcurrido los encuentros entre los presidentes de América, hasta que el Mandatario del Ecuador utilizó la reunión del Alba para reclamar la presencia de su colega de Cuba en la Cumbre de Cartagena. Un gesto que fue acompañado por la amenaza de boicotearla en caso de que no se invite a Raúl, hermano y heredero de Fidel Castro. De pronto, lo que ha sido un foro que tiene más de formalidades diplomáticas, empieza a convertirse en escenario de las confrontaciones que el presidente Hugo Chávez y sus socios han querido entablar con los Estados Unidos. El respaldo de Evo, Daniel, Hugo, Rafael y demás compadres avaló la propuesta, con la aclaración del comandante Chávez de que no es nada contra Colombia. Los últimos desarrollos indican que no habrá términos medios porque ya se conoce la declaración del gobierno de Barack Obama rechazando la posibilidad de invitar a Cuba. Lo que puede producir una división, amenazando la realización del evento que con cuidado organiza nuestro país. Así quedó Colombia atrapada en la celada tendida por el presidente Rafael Correa, por que si bien somos anfitriones, nuestro gobierno no decide quién puede o no asistir. Y la reunión se verá seriamente lesionada si la propuesta divisionista cumple su cometido. Esa es la razón por la cual la canciller María Ángela Holguín viaja a Cuba, a preguntar si el Jefe de Gobierno de ese país está interesado en asistir a la Cumbre, caso en el cual será la OEA la entidad encargada de decidir si le extiende una invitación. Esa pregunta se la debieron hacer los miembros del Alba a Raúl Castro en la reunión celebrada en Caracas. Cuba fue expulsada de la OEA por su apoyo a la subversión en América Latina y en 2009 se acordó dialogar con su gobierno para su posible reintegro, lo que fue rechazado por los Castro. Si el Mandatario cubano hubiera dado una respuesta clara sobre su interés en asistir a Cartagena habría evitado que el gobierno de Colombia, del cual se dicen amigos, tuviera que enfrentar el riesgo en que está la VI Cumbre de las Américas a causa de la amenaza del Presidente del Ecuador.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad