Crecimientos desiguales

Crecimientos desiguales

Octubre 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...mientras en Asia se contempla con reservas lo que procede de Occidente, en América Latina se recibe como si fuera religión cualquier idea que provenga de la academia estadounidense y europea".

Varios analistas económicos lo confirman: en la actualidad Asia y América Latina están pasando a ocupar el lugar de los motores económicos del mundo, pues Europa se ha estancado y Estados Unidos no lograr destrabar su economía.Pero Asia se lleva las palmas, pues ha sostenido un alto crecimiento de su Producto Interno Bruto en las últimas tres décadas, con un promedio superior al latinoamericano y unas economías crecientemente industrializadas. Los cálculos indican que Asia crecerá cerca a un 8% este año, mientras América Latina estará rondando un 3%.Un buen ejemplo es Brasil, la potencia económica suramericana. En 1980 la producción manufacturera anual brasileña era mayor que la de Tailandia, Malasia, Corea del Sur, India y China combinados. En 2010, representaba un 10% en comparación con esos países.¿Qué explica estas diferencias de crecimientos en dos regiones que en el pasado próximo afrontaban problemas similares? ¿Por qué en América Latina, algunos países logran tasas de crecimiento ‘asiáticas’ por unos cuantos años pero luego decaen, mientras en Asia las altas tasas se mantienen?El experto en economía comparada de la universidad de Cambridge, Gabriel Palma, entregó esta respuesta: “La primera diferencia es la tasa de inversión privada que es un 30% del PIB en Asia; en América Latina es la mitad. El segundo punto es la política económica que en Asia es claramente keynesiana con tasas de cambio competitivas y tasas de interés bajas y estables. La reforma económica en Asia, es decir la liberalización del comercio, la apertura financiera, fue pragmática, lenta, selectiva. En India la reforma se lanzó en los 80, pero la primera disminución de los aranceles de importación fue en el 87 y la primera apertura financiera en el 93”.El último punto contrasta con la actitud latinoamericana que adoptó las reformas con precipitud, no dando tiempo a los agentes económicos para que se adaptaran, creando serios desbarajustes productivos. Se trata de una diferencia cultural, dice Palma, pues mientras en Asia se contempla con reservas lo que procede de Occidente, en América Latina se recibe como si fuera religión cualquier idea que provenga de la academia estadounidense y europea.También se anota que en América Latina tenemos un espejismo con el mundo de las finanzas. En los años previos a la crisis, del 2002 al 2007, América Latina creció del 4 al 4,5% , pero el valor de los activos financieros aumentaron más del 30% por año, es decir, cinco o seis veces más que el PIB. Este predominio de las finanzas tiene que ver con los grupos dominantes. En Corea los grupos dominantes son las empresas productivas. En América Latina la elite está vinculada a las finanzas y es rentista, es decir, prefiere lo financiero a tomar riesgos en lo real.Al final, la diferencia de crecimiento entre América Latina y Asia es la diferencia de crecimiento de su producción manufacturera. Y muestra cómo la llamada enfermedad holandesa destruye las economías que dependen de la bonanza en la minería y el petróleo y se olvidan de proteger e invertir en la industria y la agricultura que aseguran empleo y futuro estable.

VER COMENTARIOS
Columnistas