Corrupción en Guatemala

Corrupción en Guatemala

Agosto 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Sin embargo, y aún si la mayoría oficialista en el Congreso no aprueba esa pérdida de inmunidad, el juicio de los guatemaltecos y de la opinión pública internacional ya es irreversible. Es decir, Pérez Molina debe renunciar por indigno. Por usar, o por lo menos permitir que se creara una organización para desfalcar las finanzas públicas y lucrarse con ello.

Con su vicepresidente enviada a la cárcel y su presidente al borde de un juicio en el Congreso por la misma razón, Guatemala ve cómo se cierra el círculo que tiende la lucha contra la corrupción. Y si bien queda un proceso judicial de por medio, la evidente crisis política en que está sumergido su gobierno deja a Otto Pérez Molina sin alternativas para mantenerse en el poder.Luego de que la Corte Suprema de su país avalara las acusaciones de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público, ahora sólo resta que el Congreso le levante la investidura y se inicie el juicio. Meses antes, el turno le correspondió a su vicepresidenta, Roxana Baldetti, quien renunció en mayo pasado y ha sido confinada a un cuartel militar. La Comisión Internacional fue creada en 2006 mediante un acuerdo con la ONU para evitar la impunidad de los innumerables crímenes cometidos por el paramilitarismo. Hoy, el organismo está dedicado a combatir la corrupción que hace estragos en Guatemala. Por eso fue posible encontrar la trama de una organización contrabandista, conocida como La Línea y dedicada a robar los impuestos que se pagaban en las tres aduanas más importantes de ese país.Y se encontró el nexo con los más altos funcionarios del Estado, denominados uno y dos. Con ello empezó también un movimiento popular que sale a la calle a pedir la renuncia del Presidente. Mientras tanto, un juez ordenó recluir a la señora Baldetti en una prisión común, el mismo día en que la Corte Suprema de Justicia aprobó de forma unánime trasladar el Antejuicio de mérito al Congreso para decidir la pérdida de inmunidad de Pérez, que lo pone ante un juicio por corrupto. Sin embargo, y aún si la mayoría oficialista en el Congreso no aprueba esa pérdida de inmunidad, el juicio de los guatemaltecos y de la opinión pública internacional ya es irreversible. Es decir, Pérez Molina debe renunciar por indigno. Por usar, o por lo menos permitir que se creara una organización para desfalcar las finanzas públicas y lucrarse con ello.Tan grave es la situación que la mitad de los Ministros han renunciado, aumentando así la fragilidad de un Gobierno que se desmorona con el único discurso del Presidente: “No renunciaré”. Es el argumento de quien durante cuatro años ha recibido motocicletas, yates, helicópteros y un lujoso chalet, como regalos de cumpleaños, sin preocuparle lo que piensen los guatemaltecos por la falta de decoro de quien aprovecha el poder de su cargo para recibir beneficios indebidos. Con todo lo que está sucediendo, Guatemala vuelve a sufrir un golpe en la credibilidad y en la confianza de sus instituciones, dando paso a que el narcotráfico continúe imponiendo sus reales en ese país, de la mano de quienes han usado las elecciones y la política para su enriquecimiento, sin importar el daño que le ocasionan a su Nación. Es el mismo fenómeno que ha hecho imposible construir un país progresista, alejado de la delincuencia que golpea todas las clases sociales y condena al atraso a varios países de Centroamérica y a muchas regiones en Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas