Contra la violencia

Contra la violencia

Marzo 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Lo ocurrido en los dos últimos fines de semana, cuando 36 personas fueron asesinadas, deja otra vez el desconcierto. ¿Qué ha pasado? Según algunas autoridades, la escalada se origina en el enfrentamiento de grupos armados que se cobran venganzas. El factor más importante parece estar en el crecimiento del consumo de drogas ilícitas y la consecuente lucha territorial de organizaciones delincuenciales por el mercado y sus rendimientos económicos.

Tras dos meses en los cuales se redujo de manera notoria el indicador de homicidios en Cali, la ciudad vuelve a registrar tres fines de semana marcados por la escalda de hechos de sangre que destruyen lo que parecía una tendencia. Otra vez, la violencia aparece como una realidad inocultable que obliga a pedir medidas drásticas para erradicarla. Los 57 homicidios cometidos en los últimos cuatro fines de semana son un duro golpe al optimismo con que se arrancó el año. Por un tiempo, los caleños se hicieron a la ilusión de que el cambio en las relaciones entre la Policía y la nueva Administración Municipal así como la decisión del alcalde Rodrigo Guerrero de enfrentarla con medidas de todo género, podrían romper el cerco que durante años le ha tendido la violencia a su ciudad.El establecimiento del toque de queda para los menores de edad en los sitios más críticos, y el inicio de una labor pedagógica y de acercamiento a las comunidades, sumadas a la prohibición del porte de armas en algunos fines de semana, fueron medidas bien recibidas en los barrios y comunas afectados por la criminalidad que llegó a producir 1.845 muertes violentas en el 2011. Por eso, la reducción del 25% de homicidios entre enero y febrero hizo pensar a las autoridades y a los ciudadanos que había esperanzas de reducir las estadísticas del horror.Pero lo ocurrido en los dos últimos fines de semana, cuando 36 personas fueron asesinadas, deja otra vez el desconcierto. ¿Qué ha pasado? Según algunas autoridades, la escalada se origina en el enfrentamiento de grupos armados que se cobran venganzas. El factor más importante parece estar en el crecimiento del consumo de drogas ilícitas y la consecuente lucha territorial de organizaciones delincuenciales por el mercado y sus rendimientos económicos. Por eso, y según cálculos oficiales, el 65% de los homicidios de los últimos días pueden achacarse a esa pelea por el llamado ‘microtráfico’.¿Qué hacer? Todo da a entender que la solución está en el uso eficiente de todos los organismos del Estado para detectar esas organizaciones y perseguir a sus jefes e integrantes. Es decir, usar la inteligencia para saber quiénes y cómo son los criminales, cuáles son las características de sus organizaciones y cómo manejan sus recursos. Lo que lleva de manera ineludible a reclamar la colaboración ciudadana. Es decir, de la gente que padece de cerca la amenaza del narcotráfico y ve cómo compromete su tranquilidad, a la vez que busca a sus hijos para involucraros en el consumo. Y mientras esa batalla da sus resultados, es de esperar que la otra violencia, la que produce la intolerancia y el exceso en el uso de las libertades, mantenga su tendencia al descenso que produce el trabajo coordinado y efectivo del Gobierno Municipal, la Policía Metropolitana y los caleños. Por eso, antes que llamar al desconsuelo y confiar en que medidas desesperadas nos protegerán de los criminales, lo que corresponde es creer en las autoridades y pensar que los caleños somos capaces de derrotar la violencia en nuestra ciudad.

VER COMENTARIOS
Columnistas