Contra la libertad

Octubre 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"El miedo está haciendo peligrar el periodismo de investigación y la libertad de opinión".

De acuerdo con el Presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), “Más de 30 periodistas en el hemisferio occidental han sido asesinados desde el inicio de 2011, y el sistema interamericano se enfrenta a serias amenazas que afectarían su funcionamiento”.El año comenzó con la condena a los propietarios y directores de El Universal en Ecuador, donde el gobierno de Rafael Correa logró una condena a tres años de cárcel y al pago de US$40 millones. Se trató de un acto de amedrentamiento de un sistema que ha cooptado al aparato judicial y lo utiliza para perseguir a sus contradictores. El Director del diario tuvo que exiliarse en Panamá y los otros directivos hoy temen por su seguridad.Previamente, en diciembre del 2011, el Congreso en Argentina aprobó una polémica ley impulsada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que regula la fabricación, comercialización y distribución del papel de diario, declarándolas de interés público. Se trata de una intervención estatal en la empresa Papel Prensa, la única productora de celulosa y papel para periódicos del país, que pertenece mayoritariamente a los diarios Clarín y La Nación, donde el Estado es socio minoritario. Es evidente que se trata de controlar a medios de comunicación críticos con el régimen de la dinastía Kirchner.Venezuela, por su parte, no se ha quedado atrás. Poco antes el Presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), controlada por el gobierno dijo que se decidió la penalización de 9,3 millones de bolívares (unos US$2,16 millones) tras determinar que Globovisión cometió los delitos de "zozobra de la ciudadanía, incitación al desconocimiento del ordenamiento jurídico, apología del delito y odio por razones políticas". Sobra anotar que Globovisión es un canal opositor que tras esa sanción afronta una probable quiebra.En Brasil, por su parte, el asunto se encuentra larvado. Debe recordarse que a fines de 2008, Lula sometió una propuesta de ley para crear un Consejo Federal de Periodismo, compuesto por representantes de las organizaciones civiles para monitorear los medios. La propuesta fue rechazada por sectores de oposición y por representantes de la prensa. El gobierno se vio forzado a retirarla. Pero a inicios de este año, en un congreso del PT dirigido a concretar el programa de gobierno de la presidenta Dilma Roussef, se estableció la necesidad de ejercer un “control social de los medios”.En México la amenaza procede de los carteles de la droga, que no han vacilado en asesinar periodistas que consideran incómodos, repitiendo un accionar que fue común en Colombia durante la época de Pablo Escobar. El miedo está haciendo peligrar el periodismo de investigación y la libertad de opinión.Así las cosas, la libertad de expresión en América sigue amenazada por quienes consideran que ganar las elecciones les autoriza a silenciar a sus contradictores y a adquirir los medios de comunicación, por las buenas o por las malas, para convertirlos en sus órganos de propaganda, tratando de garantizar con ello su estadía ilimitada en el poder.

VER COMENTARIOS
Columnistas